red informativa de mujeres de argentina
INICIO Nosotras hipolita

.: Aborto/Despenalización
.: Abuso sexual infantil
.: Acciones
.: Anticoncepción Emergencia
.: Artes
.: Biblioteca Legal
.: Calendario
.: Colisteras
.: Columnas
.: Derechos
.: Derechos económicos, sociales y culturales
.: Derechos sexuales y reproductivos
.: Dossieres
.: Encuentros
.: Feminismos
.: Infancia y adolescencia
.: Libros
.: Links
.: Medios
.: Arrimadas
.: Opinión
.: Protagonistas
.: Salud
.: Safo piensa Lesbianas Feministas en Red
.: Sexualidades
.: Tráfico y trata de personas
.: Violencia contra la mujer

MAPA DEL SITIO

SUGERENCIAS

Asistencia

Mujeres a bordo

Suscribirse

<teresita> Lee los comentarios

Dejanos tu comentario


Mirá las primeras firmas
en nuestro archivo


Estadísticas:

 

 

 

Aborto
Despenalización en Argentina, estrategias, iniciativas legislativas

<<Volver a la sección Abortocampaña aborto

Campaña Nacional por el Derecho al Aborto Legal, Seguro y Gratuito

 

 

Martha Rosenberg, Foro por los Derechos Reproductivos

Mabel Gabarra, Indeso Mujer de Rosario
Natalia Di Marco, Las Histérikas, las MuFAs, y las otras de Córdoba.
Claudia Anzorena, Las Juanas y las otras de Mendoza
 
 

( RIMAweb, 27 sep 2005) La Campaña Nacional por la Despenalización/legalización del aborto en Argentina está llegando a su cuarto mes justo este 28 de septiembre.
Consultamos a cuatro integrantes activas de la Campaña sobre la situación previa a su lanzamiento en nuestro país, en particular cuál era el debate que existía, si es que había alguno, y cuál la realidad del aborto. Por qué surge la necesidad de encarar una campaña a nivel nacional, cuál es el balance hasta ahora, teniendo en cuenta la campaña electoral en la que está inmerso el país, la proximidad del XX Encuentro Nacional de Mujeres en Mar del Plata, donde también se realizará la Cumbre de las Américas y la Cumbre de los Pueblos, y la vinculación con otras articulaciones de la región.
Respondieron Martha Rosenberg del Foro por los Derechos Reproductivos de Buenos Aires, Mabel Gabarra, Indeso Mujer de Rosario, Natalia Di Marco, MuFAs, Histérikas y las otras de Córdoba y Claudia Anzorena, Las Juanas y las otras de Mendoza.


Mujeres Autoconvocadas Rosario (MAR), decidió llevar adelante la consulta a candidatas/os a legisladores nacionales en las próximas elecciones y a legisladores en mandato, acerca de su posición con respecto a la Despenalización, legalización, y a si llevarían proyectos sobre derechos reproductivos en general a alguna de las Cámaras. La iniciativa proponía justamente elevar la discusión sobre la despenalización del aborto, bajo el lema “El miedo a debatir sobre el aborto, no salva vidas” Ver resultados>>
Por su parte la periodista Sonia Tessa, quien desde este mes se suma al equipo de redacción de RIMAweb, se sumó a la compulsa y obtuvo otros resultados. Leer nota>>


En muchas ciudades del país el 28 de septiembre tendrá una serie de actividades, que reforzarán la Campaña nacional y además serán el eco de las distintas acciones que se llevarán a cabo en toda América Latina. Aquí podrás consultar sobre algunas de ellas. Ver acciones>>

 

 

Martha Rosenberg:

antoconceptivos

pintada callejera, Avenida de mayo, Buenos Aires Foto: Gabriela De Cicco, abril 2005.

- ¿En qué estado se encontraba el debate por la despenalización en nuestro país? ¿Cuál es la realidad del aborto en el país?
La movilización popular que caracterizó el período siguiente a la crisis de diciembre 2001, creó un clima en el que las mujeres movilizadas por su supervivencia y por sus reivindicaciones económicas (trans–clase: tanto asalariadas como pequeñas empresarias, profesionales pauperizadas, ahorristas despojadas, etc.) se hicieron sensibles al reclamo del derecho al aborto que venía siendo levantado exclusivamente por el movimiento feminista desde hace muchos años. En ese contexto de movilización social y en particular, en algunas asambleas barriales en las que participaban feministas, surgió en Buenos Aires la Asamblea por el derecho al aborto, que se reunió semanalmente durante todo el año 2002, con asistencia de feministas, asmableístas, piqueteras, organizaciones estudiantiles, partidos políticos e independientes sin organización.
Paralelamente, académicas e investigadoras sobre derechos, salud y temas de género, algunas feministas, venían desarrollando diversas investigaciones cuyo marco era la despenalización. De esa Asamblea surgió la propuesta de hacer otra al comienzo del Encuentro Nacional de Mujeres de Rosario, en agosto de 2003, en donde por primera vez se hizo un taller sobre Estrategias para el Derecho al Aborto. Es decir, un Taller para las que estaban de acuerdo con la legalización y querían discutir estrategias para lograrla y no continuar el debate eterno con las fundamentalistas. De este Taller surgió la iniciativa de convocar a una reunión nacional sobre estrategias para el derecho al aborto
A partir de ese Encuentro de Estrategias, comenzamos a tratar de implementar diversas actividades con este objetivo: un Seminario regional y otras reuniones sobre atención postaborto, anticoncepción de emergencia, abortos no punibles, etc.. A todo esto la Asamblea no puedo continuar por diferencias internas que no pudieron salvarse.
La realidad del aumento de los abortos por motivos diversos, relacionados con la crisis, la pobreza estructural y la pauperización creciente, el desempleo, los cambios culturales; el aumento de los abortos hospitalizados presionaron a favor de que se impusiera la urgencia de encarar el tema como problema de salud pública y dentro de este enfoque, el avance de los compromisos internacionales centrados en los derechos y algunos condicionamientos de organismos multilaterales para otorgar financiamientos.


- ¿Por qué surge la idea de encarar una campaña a nivel nacional por la despenalización del aborto?
En el marco de El Cairo + 10 y Beijing +10 se produjo una serie de documentos, uno de ellos sobre la situación del aborto a 10 años de El Cairo. Fue una producción colectiva de un grupo de ONGs, se armó también una Red de Monitoreo de Políticas Publicas, en síntesis, se produjo una articulación entre grupos interesados en consolidar la participación de mujeres y otros grupos de la sociedad civil en el monitoreo de los compromisos internacionales. Hubo un cambio notorio en la política del gobierno en las reuniones internacionales y una alineación clara con Brasil, Venezuela, Chile, Uruguay y otros países de AL. Se abandonó la alineación automática con el Vaticano.
En el Ministerio de Salud también surgieron iniciativas y propuestas de hacer un enfoque de género de las políticas de salud. Al poco tiempo de asumir el gobierno de Kirchner se aprueba la ley 25673, Ley Nacional de Salud REeproductiva. La Iglesia Catolica Romana acentúa la virulencia de sus campañas por vía judicial especialmente y por presiones directas sobre legisladores y funcionarios. En ese momento, el Ministro González García hace declaraciones a favor de la despenalización del aborto. Lo que veníamos hablando desde mucho antes y especialmente en enero en el V Foro Social Mundial en Porto Alegre, encuentra un momento político muy favorable: apoyamos la despenalización y vamos por más.
¿De qué se trata?
Se trata de una recolección de firmas a favor de la despenalización y la legalización. En este marco se realizan además otras actividades: debates, conferencias, mesas redondas, difusión del tema en la prensa masiva, pedido de adhesiones a instituciones y personas, en todo el país, aunque se destacan las grandes ciudades: Córdoba, Rosario, Bueno Aires, Neuquén, Mendoza, La Plata, Mar del Plata. Las firmas se colectan en lugares públicos (estaciones de tren, plazas, peatonales, recitales, facultades, manifestaciones) con horarios fijos o aleatorios. Participamos también en movilizaciones por otras causas.
Las firmas se entregarán al finalizar la Campaña en el Congreso de la Nación para dar presencia concreta a los números de las encuestas, que dan un alto porcentaje de acuerdo con la ampliación sustantiva del marco legal para el aborto. Se demandará el tratamiento de los proyectos presentados y se presentará un proyecto de ley elaborado por equipos jurídico-legislativos de la Campaña. Esto se hará el 25 denoviembre con una marcha federal hacia el Congreso de la Nación.


- ¿Cuál es su balance de estos cuatro meses de campaña?
El balance es muy positivo: no dejamos de recibir adhesiones significativas por número y calidad, tanto de instituciones (comenzamos 80 y somos más del doble) como de personas destacadas y anónimas. El tema del aborto y las actividades de la Campaña están en la prensa masiva ya sea por acciones o por reacciones, especialmente las de la iglesia y la derecha más recalcitrante. Se discute, se testimonia, se sancionan leyes, se amplía el campo de la discusión a otros temas de derechos humanos, reproductivos y sexuales, de salud, de prevención. Se ha articulado una red a nivel nacional alrededor de este tema y nos proponemos extenderla en el tiempo y en el espacio. Esta articulación incluye grupos tan heterogéneos cuya diversidad sólo se puede apreciar leyendo la lista.
A la luz de los resultados actuales, aunque no se consiga el objetivo de máxima, pienso que fue un acierto político muy importante y que se amplió el espacio de debate y ya de hecho, el marco legislativo (anencefalia, no punibles, ligadura tubaria, Anticoncepción de Emergencia, etc.).Hay una concientización sobre el tema sexualidad, derechos reproductivos y sexuales a mujeres de movimientos de base que no se planteaban esta problemátia como parte de sus programas políticos.


- ¿La articulación nacional está en contacto con otras articulaciones o grupos regionales que están activando por este derecho en otros países de América latina?
Estamos en contacto informal y escaso, a veces puramente personal, salvo la Red Latinoamericana de Católicas por el Derecho a Decidir (CDD) y el Comité Latinoamericano por los Dderechos de las Mujeres (CLADEM) cuyas organizaciones locales participan de la Campaña. La Campaña 28 de Septiembre, la Red de Salud de las Mujeres de Latino América y el Caribe, Rede Saúde Feminista de Brasil. Enviamos y recibimos información. Hemos recibido algunas adhesiones.

 

arriba

 

Mabel Gabarra:

caminata

Caminata de recolección de firmas en Rosario, 29 de junio 2005.

¿En qué estado se encontraba el debate por la despenalización en nuestro país?
El debate sobre la despenalización del aborto fue, por años, de iniciativa casi exclusiva de mujeres feministas que hacían visibles las consecuencias de su clandestinidad en la vida y salud de las mujeres. El debate fue puntual, en fechas determinadas, tenía visibilidad a partir de algunos programas radiales o televisivos, solicitadas en los diarios, folletos.
A partir del IV Encuentro nacional de Mujeres realizado en Rosario en 1989 se instaló un taller sobre “Anticoncepción y Aborto” que comenzó a congregar año tras año mayor cantidad de mujeres de todo el país.
Funciona también desde la década del 80 una organización, la “Comisión por el derecho al aborto”, liderada por mujeres que volvían del exilio, tales como Dora Coledesky, que desde el principio plantearon la legalización del aborto, redactaron un proyecto, editaban una publicación propia y lideraban los debates en el movimiento.
En Rosario, también a fines de los 80 y comienzos de los 90, hubo algunos debates puntuales radiales y televisivos en los cuales participé, donde el tema se trataba, con la presencia de mujeres feministas y católicos/as recalcitrantes, porque los medios no se atrevían a dar lugar sólo a las primeras. Recuerdo especialmente un programa de televisión de una ciudad vecina a Rosario donde, durante dos horas, dos laicos católicos, de la Liga de la Decencia y de la Pastoral de la Iglesia de San Pablo, me agredieron desde el momento que comenzó el programa poniendo un feto de terracota en la mesa, y mostrando afiches con fetos, mientras hablábamos. Por supuesto las llamadas al programa para criticar mi posición fueron mayoritarias. En esos años pocas personas se animaban a hablar públicamente del tema, un tiempo después hubo algunas valientes que asistieron a un programa de televisión y dijeron que habían abortado. Pero todo era muy puntual, circunstancial y no generaba mayores debates en la sociedad.
En los últimos años, en el día de Acción por la Salud de la Mujer y en el Día por la Despenalización del Aborto en América Latina las organizaciones de mujeres plantearon el tema de las muertes de mujeres por aborto clandestino, con comunicados, en entrevistas, se hacían volantes y folletos. El enfrentamiento con las posiciones de la Iglesia se hizo más fuerte.
El comienzo de la gran movilización fue la marcha del Encuentro Nacional de Mujeres en Rosario, en el año 2003, que se vio potenciada por varios hechos: los pañuelos verdes aportados por Católicas por el Derecho a decidir, la Asamblea por el Derecho al Aborto, organizada en el seno del encuentro por la Comisión por el Derecho al Aborto y el taller que se organizó, por primera vez en los Encuentros de “Estrategias para un aborto legal y seguro”, que fue propuesto por la Comisión Organizadora para que pudieran concurrir las mujeres que estaban convencidas de la legalización, y se pudiera avanzar en propuestas ya que los tres o cuatro talleres de Anticoncepción y Aborto, eran invadidos por mujeres enviadas por la Iglesia para impedir el debate y sacar sus posiciones.
La marcha de más de 10.000 mujeres coreando la consigna “Anticonceptivos para no abortar, aborto legal para no morir” por las calles de Rosario, marcó un punto de inflexión. La lucha frontal con las católicas que intentaron romper los talleres y agredieron con pancartas idiotas tales como “No a los anticonceptivos ni a los preservativos” también fue un elemento que colaboró para la gran difusión en los medios.
En Rosario, ese año se organizó por primera vez una campaña por la despenalización, en la semana del 28 de septiembre, con entrega de cintas verdes, conferencia de prensa y firma de un petitorio, significaron un avance en la visibilización de la temática.
Luego del Encuentro de Rosario, se realizaron en Buenos Aires tres encuentros sobre estrategias para el aborto legal y seguro, a partir de la iniciativa de organizaciones de mujeres de Buenos Aires, que aportaron y profundizaron el debate.
También en Rosario, RIMA comienza su campaña de “Yo aborté” , que tiene carácter nacional, y se realizaron acciones de difusión por la articulación local de Mujeres Autoconvocadas (MAR), con entrega de cintas y mesas en la calle para la recolección de firmas.


¿Cuál es la realidad del aborto en el país?
“En la Argentina la primera causa de muerte materna es el aborto. La hospitalización por aborto se ha incrementado en el país en un 57% desde 1995 a 2000 (ultima medición oficial) y el 40 % de ellas corresponde a menores de 20 años. Se infiere que se producen entre 450.000 y 500.000 abortos por año. El legrado post-aborto es la segunda causa de hospitalización de mujeres en edad fértil en la Argentina. Complicaciones como hemorragias, infecciones, o perforaciones de órganos son muy frecuentes.” Según la Dirección Nacional de Salud Materno Infantil.
Las mujeres que mueren por prácticas clandestinas son cada vez más jóvenes y de sectores muy pobres de nuestra sociedad, ya que las que tienen medios económicos se realizan abortos en buenas condiciones sanitarias y con personal competente, que cobra jugosas sumas por sus servicios.
“En EE.UU., Francia, España, Italia, Holanda, Inglaterra, Canadá, Australia, Cuba, y un largo etc., la mortalidad por aborto es casi inexistente: 1 cada 100.000 abortos. En el nuestro fue de 46 x 100.000 nacidos vivos en 2002 y es la mayor causa de muerte de mujeres (jóvenes y productivas) por gestación (31%) y se estima que ocasiona -–aproximadamente– 100 muertes cada 100.000 abortos. Se considera que hay 20 veces más muertes por aborto que en los países que lo han legalizado. Las cifras varían tan levemente que se evidencia la falta de medidas preventivas eficaces para disminuirlas”. Según Martha Rosenberg, publicado en el diario Página/ 12 el 6-7-2004 .

¿Por qué surge la idea de encarar una campaña a nivel nacional por la despenalización del aborto? ¿De qué se trata?
En el XIX Encuentro Nacional de Mujeres en Mendoza, en el Taller de Estrategias, con la presencia de numerosas mujeres de todo el país, se propone la realización de una campaña de tres meses por la legalización del aborto, desde el 28 de mayo al 28 de septiembre. Esta propuesta fue aprobada en el Plenario final.
El Encuentro de Mendoza, tal como el de Rosario, organizó una marcha, donde 20.000 mujeres unificaron sus consignas a favor del aborto legal y seguro. Esto pudo hacerse a pesar de todas las agresiones recibidas de los/las militantes católicos que durante el encuentro sabotearon los talleres, pintaron las escuelas donde funcionábamos con consignas, quemaron nuestros volantes, nos gritaban asesinas por las calles, e incluso llegaron a la agresión física contra algunas compañeras.
Las declaraciones del Ministro de Salud, en febrero de este año a favor de la despenalización del aborto, ya que su clandestinidad provoca consecuencias sanitarias graves, junto con el enfrentamiento del gobierno contra el obispo castrense Baseotto, quien contestó a las mismas con una cita bíblica sobre la necesidad de tirar al mar a los que pensaban de esa manera, unieron la reivindicación del aborto con la lucha por los derechos humanos.
La lucha de tantos años, el contexto político favorable y los mandatos emanados de las miles de mujeres de los encuentros nacionales sobre la necesidad de la Campaña fueron los puntapiés iniciales. En el mes de mayo de este año, la organización Católicas por el Derecho a Decidir, ante la necesidad de articularnos para llevar adelante la campaña, convoca a una reunión en Córdoba, que contó con la presencia de 70 organizaciones de varias provincias. En ese momento, personalmente, evaluaba que el momento era oportuno para largar la campaña debido a una serie de circunstancias regionales y nacionales, tales como:
- Creación reciente en el ámbito de la integración Mercosur de una comisión intergubernamental para promover una política integrada de salud sexual y reproductiva en los países que lo integran, sumando a los países de Bolivia y Chile.
- la sanción en Brasil de una ley de despenalización del aborto en caso de violación, sin obligación para las víctimas de hacer la denuncia penal
- La aprobación en Uruguay de normas para la atención humanitaria del pre y post aborto.
En lo nacional:
En el mes de octubre de 2004 los ministros de salud de todas las provincias, en el marco del Consejo Federal de Salud habían firmado un compromiso para la reducción de la muerte materna en Argentina, donde se establecía, entre otros, el siguiente objetivo:
“Que la mujer en situación de aborto no sea discriminada y reciba una atención humanizada, rápida, efectiva y con asesoramiento y provisión de insumos anticonceptivos. Garantizar el acceso a la atención del aborto no punible en los hospitales públicos, dando cumplimiento a lo estipulado en el código penal”
• El debilitamiento ante la sociedad de los argumentos religiosos en contra del uso de anticonceptivos, que hace un efecto cascada sobre la discusión del aborto
• Crecimiento de la adhesión a la propuesta de legalización del aborto por parte de las mujeres de sectores populares, en los encuentros nacionales.
• Aumento de la adhesión a la legalización por parte de mujeres y varones jóvenes.
• Paulatino crecimiento de la reivindicación de un estado laico por parte de diversos sectores, incluso religiosos progresistas.
• El conocimiento de la última encuesta nacional, que venía de conocerse, donde se revela que el 44% de la población acuerda con la despenalización del aborto. Es cierto que si se discrimina el apoyo según las causales, se constata que va disminuyendo en directa proporción con el aumento del nivel de decisión de las mujeres en practicarse el aborto: un 11% está de acuerdo con la despenalización en todos los casos; un 23 % está en desacuerdo en todos los casos; un 75% varía según su posición ideológica o valorativa de las circunstancias presentadas; 46% de las personas entrevistadas se encuentra a favor de la interrupción del embarazo en casos de riesgo para la salud y la integridad sexual de la madre; 20 % se encuentra de acuerdo con el aborto solo en casos en que la mujer ha sido violada.
Sin embargo, la misma encuesta dice que el 66% de la población piensa que las mujeres se hacen un aborto en caso de embarazo no deseado, solo un 20% dice que tiene el hijo, y sólo el 6% dice que tiene el hijo y lo da en adopción. Lo que demuestra que, la mayoría piensa que el aborto es una práctica clandestina generalizada, pero todavía no está convencida que la legalización sea una solución, a pesar de las muertes de mujeres por esa causa. Esto se debe a múltiples razones, que sería muy extenso de analizar, pero que tienen que ver con los prejuicios, las religiones, el mito de la maternidad, la sexualidad negada de las mujeres, la discriminación. En este sentido la campaña por la legalización se constituye en una herramienta importante de sensibilización, información y combate a mitos y prejuicios. En la reunión de Córdoba, se realizaron acuerdos:
1) iniciar la campaña el 28 de Mayo, que la misma asumiera en cada lugar distintas modalidades de intervención, en el ámbito publico y comunitario, académico, de salud y que finalizara con una marcha federal hacia el Congreso de la Nación el 25 de noviembre, Día Internacional de la No Violencia hacia las mujeres;
2) El nombre “Campaña Nacional por el Derecho al Aborto legal y seguro y Gratuito”;
3) Una consigna: “Educación sexual para decidir, anticonceptivos para no abortar, aborto legal para no morir”;
4) la formación de diferentes comisiones de trabajo;
5) Distribución de cintas, pañuelos de color verde;
6)la necesidad de un logo y un afiche;
7) La recolección de firmas con el siguiente texto:” Apoyamos la despenalización y legalización del aborto para que toda mujer que decida interrumpir su embarazo pueda acceder al aborto legal, seguro y gratuito en los hospitales públicos y en las obras sociales de todo el país.”
El mandato del Encuentro Nacional de Mujeres de Mendoza comenzaba a hacerse realidad.
El documento elaborado para la campaña expresa con toda claridad los objetivos de la misma
“La Campaña recolecta firmas y organiza distintas acciones culturales como modo de:
-Visibilizar el problema de la práctica del aborto en condiciones de ilegalidad y ofrecer la oportunidad de que hombres y mujeres se pronuncien al respecto
-Poner en juego nuestra convicción y nuestra capacidad de trabajo para garantizar que se cumplan nuestros derechos
-Elaborar un proyecto de ley que despenalice y legalice el aborto en todo el territorio nacional, debatiendo los puntos centrales que deben ser garantizados por el Estado.+
-Presionar para lograr su tratamiento y aprobación en los organismos legislativos, responsables de modificar el status legal del aborto.
-Que se cumplan sin dilación las disposiciones legales vigentes sobre abortos no punibles y la atención humanizada del parto y el post-aborto. Este aspecto de la legislación debe ser garantizado e implementado por el Ministerio de Salud y Ambiente, en cumplimiento del Compromiso para la Disminución de la Mortalidad Materna firmado en octubre de 2004”.


¿Cuál es su balance de estos cuatro meses de campaña?
Es sumamente positivo, se ha visibilizado en las principales ciudades del país, demostrando la capacidad creativa de este movimiento de mujeres en todos los lugares, con iniciativas que tienen el color verde de túnicas, ponchos, cintas, pañuelos, banderas; con diversas y numerosas formas de intervenciones callejeras para recolectar firmas, que han tenido muy buena acogida en la gente y gran repercusión. Los medios nacionales y locales se hacen eco de estas, realizan entrevistas a referentes nacionales y locales, se han organizado mesas debate, presentación de libros y seminarios en distintos ámbitos, académicos, médicos, etc.
Las adhesiones explícitas a la campaña de organizaciones sindicales, sociales, de mujeres, políticas, académicas, culturales y artísticas, suman más de 250, a las que hay que sumar la lista de personalidades de distintos ámbitos nacionales e internacionales, y las organizaciones internacionales y las miles de firmas recolectadas hasta ahora.
Por otra parte somos conscientes que el 25 de noviembre de este año sólo finaliza la primera etapa de esta Campaña que continuará hasta el día en que se apruebe en el Parlamento el proyecto de ley que impulsemos. Y ese día, será el comienzo de otra campaña, la de hacer cumplir la ley, que será tanto o más dura que la presente.
La experiencia nos indica que en cuestión de derechos sexuales y reproductivos de las mujeres, nunca hay derechos adquiridos, así lo demuestran las luchas de las mujeres de los países donde el aborto es legal, pero siempre está en peligro de ser penalizado, (por ejemplo en EE.UU. con Bush, en Francia, etc.)

- ¿La articulación nacional está en contacto con otras articulaciones o grupos regionales que están activando por este derecho en otros países de América latina? ¿Cuáles? ¿De qué manera?
Este es un tema que será tratado en la reunión que tendremos como articulación en los próximos días. Los contactos existen, y de hecho varias organizaciones que integran la articulación nacional son parte de articulaciones regionales pero todavía no están designadas las personas/organizaciones que representarán a la articulación nacional en las que existen a nivel regional, tales como Campaña 28 de Septiembre por la despenalización del aborto en América Latina y el Caribe.

 

arriba

 

 

Natalia Di Marco

firmas cordoba

la gente preguntaba ¿dónde hay que firmar???? Foto: Indymedia Córdoba, 27/05/05.

- ¿En qué estado se encontraba el debate por la despenalización en nuestro país? ¿Cuál es la realidad del aborto en el país?
La realidad del aborto en Argentina, al igual que en el resto de América Latina, es crítica. Las estadísticas indican que se realizan en nuestro país entre 500.000 y 700.000 abortos clandestinos por año, y que mueren alrededor de 400 mujeres al año por sus consecuencias. Sin embargo estas cifras son
sólo estimaciones, ya que debido a la criminalización del aborto, no pueden aparecer como tales en los registros. Lo que sí queda claro de los testimonios de la/os trabajadora/es (médica/os, enfermera/os, etc.) de los hospitales públicos, es que la realidad del aborto, tanto en cantidad como en las condiciones en que se realizan, ha empeorado a la par de la crisis social y económica.
Es difícil avanzar en un diagnóstico del estado del debate alrededor del aborto. El doble discurso y el miedo a aparecer públicamente comprometida/os con ese tema, incluía hasta hace poco tiempo incluso a organizaciones de mujeres que evaluaban que no era posible asumir una postura francamente por
el derecho al aborto sin recibir el rechazo de la sociedad, por lo cual las acciones quedaban reducidas a pequeños grupos. Este pacto de silencio ha ido quebrándose por una serie de factores que se combinaron: la creciente participación de las mujeres en los espacios políticos de resistencia y rebeldía generados antes, durante y después de la rebelión de diciembre de 2001 y la toma de conciencia no sólo de sus derechos sino también de sus capacidades que impulsó este proceso en muchos casos; la persistencia de
diversos grupos feministas como la Coordinadora por el Derecho al Aborto por instalar el debate acerca del aborto, aun cuando eran tachadas como luchas marginales y no urgentes; y la ofensiva de la institución eclesiástica exacerbada contra, en algunos casos, toda forma de anticoncepción, lo que
generó que muchos sectores no tan firmes se inclinaran, ante la disyuntiva maniquea planteada, por la defensa de los derechos sexuales y reproductivos ante una Iglesia que sigue sosteniendo posturas del Medioevo.
En ese sentido es que creo que la instalación del debate acerca del aborto como un debate urgente y necesario en el seno de la sociedad no es patrimonio absoluto de ningún sector, y mucho menos es generado por las intervenciones del Ministro de Salud de la Nación, que lo que lograron fue
que sí lo abordaran desde los medios masivos. Mi opinión, basada también en la experiencia que como grupo (originalmente como MuFA´s -Mujeres Feministas Anticapitalistas, y en la actualidad como Las histerikas, las MuFAs y las Otras) tuvimos en las acciones callejeras en diversas partes de la ciudad de
Córdoba años antes, es que la sociedad ya venía abriéndose a este debate y percibiendo su urgencia mucho tiempo antes de que se planteara la Campaña y de que aflorara finalmente en los medios masivos de comunicación.


- ¿Por qué surge la idea de encarar una campaña a nivel nacional por la despenalización del aborto? ¿De qué se trata?
El proceso de las organizaciones que venimos trabajando por el derecho a aborto, y por el derecho a decidir sobre nuestros cuerpos y nuestras vidas en términos más generales, se aceleró luego de la realización del XVIII Encuentro Nacional de Mujeres en la Ciudad de Rosario. En este Encuentro un
grupo de organizaciones convocamos por fuera de los talleres del Encuentro a una Asamblea por el Derecho al Aborto, autoconvocada. Además en el funcionamiento de los talleres, la plena vigencia de los derechos sexuales y reproductivos, y del derecho al aborto específicamente fue uno de los reclamos más sostenidos por las miles de mujeres participantes, y también fueron las consignas relacionadas con estos temas las que más fuertemente se corearon en la marcha. También fue el primer año en el que se convocó a los talleres de "Estrategias para el Acceso al Aborto Seguro", que fueron un claro indicador de un salto cualitativo en las definiciones del movimiento de mujeres de nuestro país, que empezaba a organizarse para encontrar estrategias concretas que garantizaran nuestro derecho a decidir. Había que pasar a los hechos.
En Córdoba, este impulso alcanzó también las acciones del 28 de septiembre de ese año, y permitió que muchas más organizaciones se comprometieran con esta lucha.
En Buenos Aires se continuó con la creación del Grupo Estrategias por el Derecho al Aborto, que convocó -previa discusión y trabajo con otras organizaciones del interior del país- en mayo de 2004 al Primer Encuentro Nacional por el Derecho al Aborto Legal, Seguro y Gratuito, donde comenzaron
a delinearse los ejes que finalmente cristalizarían en el lanzamiento, el 12 de abril de este año, de la Campaña Nacional y en la realización del Encuentro del 14 de mayo de este año en Córdoba, con la participación de mujeres de todo el país, donde finalmente se fijaron los plazos y consignas
concretas que se trabajarían.
Lo histórico de esta Campaña es el trabajo de articulación y coordinación que actualmente se está llevando a cabo entre organizaciones y mujeres de todo el país. La forma de organización refleja y permite tanto la diversidad de organizaciones que se integran bajo este eje, como la de realidades particulares que enmarcan la Campaña en cada punto del país; y la recolección de firmas, una herramienta que puede amoldarse a diferentes estilos y objetivos de trabajo (formularios de la Campaña pueden encontrarse en Córdoba en lugares como Kasa L@s Gat@s -una casa ocupada
donde funciona un centro cultural autónomo-, o en ámbitos universitarios, o en sindicatos, o en las mesas instaladas en la calle, o en manifestaciones callejeras, tomas de facultades, o en los recitales de rock, etc.)


- ¿Cuál es su balance de estos cuatro meses de campaña?
Creo que no es fácil encontrar criterios de evaluación de la Campaña. No lo sería, por cierto, enumerar la cantidad de firmas recolectadas, aunque son muchas. Tampoco las apariciones en los medios corporativos, que finalmente no tuvieron más remedio que abrir sus micrófonos y cámaras a nuestros
reclamos, aunque por supuesto no ha faltado en muchos ámbitos la tergiversación o invisibilización.
Sí, creo que debemos evaluar como un éxito la articulación que se está llevando a cabo, nuevas tecnologías mediante, a nivel nacional entre las organizaciones y mujeres embarcadas en la Campaña, que ayudan a que ésta esté presente en muchas zonas en las que difícilmente hubiera podido
instalarse de otro modo. Esta forma de trabajo debe ser también un aprendizaje y un crecimiento para el movimiento de mujeres y feminista de nuestro país del que no debemos retroceder, ya que nos da fuerzas y visibilidad.
También creo que debemos tener conciencia de que este es un camino largo, del cual el plazo hasta el 25 de noviembre que nos hemos fijado para recolectar firmas, es un paso más (continuación de muchos que muchas dieron antes que nosotras) para lograr que muchas más mujeres tomen como propia y enarbolen esta bandera en todos sus ámbitos de participación, involucrando en esta lucha además a sus organizaciones -sindicales, barriales, estudiantiles, políticas, etc.- y a sus compañeros. Mi convicción, y la de muchas compañeras, es que sólo masificando esta demanda, consiguiendo no solamente la adhesión por medio de la firma, sino el compromiso activo, militante y público de miles de mujeres y hombres, generaremos la presión necesaria para "arrancarle" a este Estado atado por
oscuros lazos con el oscurantismo y el feudalismo político y religioso, la efectivización de este derecho que, como claramente indica la consigna de la Campaña, abarca la educación sexual, el acceso a la anticoncepción y el derecho a un aborto legal, seguro y gratuito, y que se encuentra íntimamente ligado a las demandas de nuestra sociedad por una vida digna, y por acceso a trabajo, educación, salud, etc.

Entre tanto, para evaluar la Campaña, me quedo con esa sensación de satisfacción y calidez que quedan cuando los días jueves levantamos para irnos nuestra mesita, apilamos las planillas cargadas de firmas, y partimos recordando el ánimo, las preguntas y los comentarios de muchas mujeres y hombres que con rostros cargados a veces de curiosidad, y otras de urgencia por firmar, se nos acercaron en esa tarde.

 

arriba

 

Claudia Anzorena:
- ¿En qué estado se encontraba el debate por la despenalización en nuestro país? ¿Cuál es la realidad del aborto en el país?
Existe la sensación de que el mundo empieza cuando una llega a él. Pero esto no es así, menos cuando se trata de procesos sociales. Siempre existe un hecho precursor, que abonó el terreno, un antecedente. Seguramente podemos retrotraernos más, pero voy a sentar el punto en el momento que, con el fin de la más terrible dictadura que vivió argentina (1976 – 1983), las feministas salieron de la clandestinidad o volvieron del exilio a insertar sus demandas en el espacio público. Las feministas lograron introducir algunas de sus demandas en el aparato del estado.
Con el progresivo estrechamiento de las relaciones con el Estado, el tema del aborto dio lugar a desacuerdos entre las feministas. Mientras algunas pensaban que no era negociable, otras creían que había que ir instalando los temas y ganando espacios en el Estado de a poco, adecuando las reivindicaciones del movimiento a lo políticamente posible.
Entre las que no aceptaron resignar esta demanda siguieron con el tema.
A partir de reuniones organizadas por ATEM desde 1984, en 1987 se organiza una mesa redonda, de la cual surge la idea de organizar la Comisión por el derecho al Aborto. De ella formaron parte muchas feministas argentinas: Dora Coledesky, Alicia Caccopardo; Liliana Pelliza y Patricia González; la antropóloga Safina Newbery; Mabel Bellucci (1).
Después el tema se fue insertando en los Encuentros Nacionales de Mujeres. En el encuentro de Mendoza en 1988 se armó un taller sobre aborto autoconvocado.
Los ENM han sido un espacio muy importante que refleja el estado de los debates del movimiento de mujeres en Argentina.
También se presentaron diversos proyectos de ley, que van desde la despenalización y legalización hasta la reglamentación de las excepciones.
El tema llegó a un punto cúlmine en el 94 cuando desde el oficialismo se pretendió incluir en la Constitución la llamada “cláusula Barra” que pretendía incluir en la carta magna la consideración del inicio de la vida desde el momento de la concepción. Esta ley no se introdujo gracias al trabajo de lobby y protesta de las feministas agrupadas en MADEL.
Sin embargo después de esto la contraofensiva conservadora ganó fuerzas (el gobierno era su principal propiciador) el tema quedó relegado a un segundo plano. Creo que ahí el tema se apagó bastante, hasta el encuentro nacional de Rosario (2003), donde se realizó un taller especial para pensar estrategias para la legalización del aborto. Hacía ya un par de encuentros que feligresas adoctrinadas por el oficialismo de la iglesia católica comenzaron a copar los encuentros para obstaculizar el debate en torno a los derechos sexuales y reproductivos, diversidad sexual, y todos aquellos en los que la iglesia sienta posiciones. Pero en el que le dieron con mayor empeño fue al tema del aborto. Presentándose con fotos de fetos, y esos golpes bajos a los que recurren un poco por falta de argumentos otro poco por oscurantistas. Ante la indignación por los intentos de romper los debates, comenzaron a salir las mujeres por los pasillos cantando al grito de “anticonceptivos para no abortar, aborto legal para no morir!”
Se hizo una asamblea para ver la posibilidad de organizar estrategias nacionales. A la que asistieron casi 500 mujeres, las fundamentalistas no pudieron abrir la boca! Y el broche final fue la tradicional marcha de los encuentros que por primeras vez en la historia (comenzaron en 1986) más de 10 mil mujeres marcharon de verde tras la consigna por el derecho al aborto. De verde, porque las compañeras de Católicas por el Derecho a Decidir habían llevado miles de pañuelitos verdes con consignas a favor del aborto. Ahí nuevamente comenzaron a reavivarse las actividades a favor del aborto, comenzó a ser nuevamente un estandarte visible de los 8 de marzo, díasde la mujer, los 25 de noviembre, día de la no violencia… En el Encuentro de Mendoza 2004, el fundamentalismo se vino aún más cargado y nuevamente la marcha llevó la consigna del aborto. Después vino Rebecca Gomperts, médica holandesa de la Fundación Mujeres sobre las olas, y un grupo de fundamentalistas hicieron un escándalo en el auditorio donde se presentó.
El fuego se siguió reavivando con las declaraciones de Carmen Argibay, jueza de la Corte Suprema de justicia, cuando era candidata para este puesto (esto fue previo al ENM de Mendoza). Los sectores más conservadores se manifestaron en contra de su nombramiento porque ella había declarado estar a favor de la despenalización del aborto (encima una mujer soltera, sin hijos/as y sospechada de ser lesbiana).
El tema terminó de estallar con declaraciones en el mismo sentido del ministro de salud Ginés García. Y con una autorización de aborto por peligro de la vida de una mujer.
Podemos decir que el debate ha tenido mayor o menor visibilidad en los diferentes momentos, pero que en realidad siempre ha estado presente. Esto es producto de la situación del aborto en Argentina.
No se sabe bien cuántos abortos se realizan porque al ser clandestino es difícil registrarlo, pero hay quienes estiman entre 500 y 800 mil abortos por año, se creen que hay casi la misma cantidad de abortos que de nacimientos. La cantidad de muertes por complicaciones por aborto rondan las 200 mujeres por año. El problema es que en muy pocos casos se consigna complicación por aborto provocado como causa de muerte, sino que se estiman. De todos modos, más allá de las cifras, las mujeres en argentina abortan, y son las más pobres quienes sufren complicaciones. En las maternidades públicas es una de las principales causa de internación de las mujeres en período de gestación. Como en todas partes, quien tiene el dinero puede acceder a un aborto en buenas condiciones de asepsia, pero no en buenas condiciones psicológicas porque muchas mujeres son maltratadas por los médicos (que de dígase de paso se están haciendo el gran negocio) o, aunque no sean maltratadas, la clandestinidad produce miedo y el ocultamiento produce sensaciones de culpa y de sentirse como una mala persona. Las mujeres pobres además de todo esto sufren grandes riesgos para su salud, su integridad física y hasta su vida.
En los últimos tiempos se ha ampliado el uso del misoprostol, sobre todo entre adolescentes. Muchas mujeres llegan a los hospitales con hemorragias o infecciones porque el aborto no se produjo por completo. Y ha aumentado la cantidad de mujeres que van a los hospitales con abortos en curso que deben ser finalizados en los mismos (legrados). Sin embargo hay quienes afirman que si bien asisten más a los hospitales, por el uso mismo de esta droga, también se cree qu es uno de los motivos por el cual han disminuido las muertes. Es decir que las mujeres llegan a asistirse después de usar la droga, pero ya no usan elementos peligrosos. - ¿Por qué surge la idea de encarar una campaña a nivel nacional por la despenalización del aborto? ¿De qué se trata?
La idea de la campaña surge precisamente porque la situación lo hizo ineludible desde lo que pasó en Rosario hacia delante. Además se pensó que era una buena coyuntura debido a las declaraciones del ministro de salud. Además en Uruguay se le dio media sanción a una ley, aunque después se cajoneó y en Brasil se autorizó el aborto en caso de violación sin necesidad de que las mujeres hagan la denuncia.
La campaña tiene una marco nacional común que es como un paraguas en el que cada región o provincia, inserta actividades sobre el tema. La actividad común es la recolección de firmas de un petitorio, hay un afiche común y un logo. Y en algunas provincias nos juntamos, vestidas de verdes, y recolectamos firmas. En Mendoza además hemos realizado talleres y la presentación de un libro.


- ¿Cuál es su balance de estos cuatro meses de campaña?
Me cuesta bastante hacer un balance. Yo vivo en Mendoza, que es una provincia muy conservadora, donde el Opus Dei tiene mucha fuerza. Yo creo que ha sido positiva desde el punto de vista que nos permitió insertar el tema y ver que el rechazo no es generalizado, sino que la gente en general piensa que el aborto no tiene que estar penalizado y que tiene que ser legal en ciertas circunstancias. Es decir, que hemos podido hacer un paneo sobre el estado de la cuestión. Pero en algún punto creo que es una iniciativa importante pero que esto recién empieza, que la lucha, a pesar de que en un momento el escenario se evidencia como propicio, en realidad va a ser larga. Además el foco de la atención se ha ido mucho hacia el tema de la campaña electoral, y por lo tanto para tener visibilidad se nos hace más difícil. Hablo de Mendoza.


- ¿La articulación nacional está en contacto con otras articulaciones o grupos regionales que están activando por este derecho en otros países de América latina? ¿Cuáles? ¿De qué manera?
No hay una articulación fuerte. Creo que hay contacto con las mujeres que coordinan la Campaña 28 de septiembre de Perú, pero no es una articulación fuerte. Creo que este tema se debe tratar en las próximas campañas. El tema de articular cono sur creo que va a ser decisiva para poder tener más fuerza de presión. Porque la cuestión es que tenemos apoyo pero nos falta fuerza de presión y lograr más adhesión y participación de la gente.


- Si desea hacer algún comentario o agregar datos que le parecen pertinentes y que no están considerados en las preguntas:
El problema del aborto es vivido como algo muy privado, somos aún pocas las que nos animamos a salir y declararnos públicamente a favor y exigirlo como un derecho. Las mujeres abortan, pero lo viven como algo que sólo les pasa a ellas. Si salieran las mujeres que han abortado en un solo año, el tema tomaría tales dimensiones que no les quedaría más que tomarlo con seriedad dejando de lado las complacencias a la iglesia católica. Pero es como la mayor parte de las cosas que nos afectan a las mujeres, al ocurrir en la invisibilidad pública de lo privado, es muy difícil que se considere de acuerdo a las dimensiones reales del problema… y sobre todo, que algo que le pasa a las mujeres se considere digno de abordar.

 

 

arriba

 

© 2001-2005
RIMA: Red Informativa de Mujeres de Argentina
Puede reproducirse en internet citando la fuente y/o directamente linkeando a la dirección que se detalla. Para publicación en papel por favor comunicarse con la autora o el autor.
URL de este archivo: http://www.rimaweb.com.ar/aborto/camp-nac28sep.html
Fecha de publicación en RIMAweb: 29/05/06