Red Informativa de
Mujeres de Argentina

Columnas de opinión, historias

Secciones

Estadísticas:

Otras nosotras

de Bárbara Gill

Mema


Verano del 43. Mema finalmente accede a “hacer la visita de pésame”. Ya no le quedan excusas y su madre parece inmune a lo que se supone es su mal carácter. Parece que tener 21 años no es hacer todo lo que una quiere, aunque se haya podido obligar a la familia a vender un campo y una casa, porque sí, porque le daba la gana.
Mema entra a la casa con mujeres tristes, cortinas bajas, radio apagada y hace todos los esfuerzos por hablar en voz baja, mantener la compostura, aguantar el aburrimiento. De pronto, un timbrazo. Alguien se levanta para abrir la puerta. Mema oye la voz de un hombre y lo ve entrar al salón: traje claro y rostro joven. Se miran. Se aman.
Esa primera mirada se mantuvo durante todos los años que vivieron juntos, y fueron cincuenta.
Durante muchos años vivieron en la casa más linda de Alta Gracia, un pueblo en las serranías de la provincia de Córdoba, en la Argentina. Era la casa más linda porque tenía una inmensa enredadera, porque tenía el inmenso amor de una familia de dos novios y tres hijas.
Mema viajó siempre con su marido, conoció rincones perdidos, comió salame reseco con galleta y vino áspero que le parecieron tan gloriosos como el mejor de los festines. Vivió tan pendiente de su marido como él de ella.
Hace trece años él se fue de esta vida, pero no del lado de ella. La visita en sueños y ella sabe que la espera para compartir la alegría eterna.
Mema tiene 85 años y los ojos más vivos y brillantes que una pueda conocer. Le interesa la actualidad del país, le interesa la música, le interesan los demás. Ha vivido a pleno y sigue viviendo a pleno y no tiene inconveniente en revelar el secreto de la felicidad: la alegría, la risa, la diversión.
“Fuimos tan felices porque nos divertíamos juntos, todo el tiempo”. Habrá tenido sus problemas y sus dolores, pero habrá sabido que eran pasajeros, en tanto que la alegría era la constante.
Mema sigue viajando –ahora con amigos-, sigue llenándose los ojos de paisajes y los oídos de música porque cuando se reencuentren va a tener mucho para contarle.

 

bárbara gill: buena mujer, periodista y otras intoxicaciones menos recomendables aún.
lo referido en la columna es estrictamente verdadero, verdadero y vivo; es la conducta, la acción, los valores, de mujeres del común, sin derecho al bronce, pero sí a la memoria.
basia@infovia.com.ar es una dirección de mail -la mía, claro está- donde recibiré con agradecimiento historias de mujeres y me comprometo a relatarlas sin faltar a la verdad, pero con el compromiso de que aparezcan, estén, sean testimonio de lo que vivimos (hubimos vivido y seguimos viviendo) las mujeres del planeta. espero sus historias, RIMA también.

 

 

© 2001-2004
RIMA: Red Informativa de Mujeres de Argentina
URL de este archivo: http://www.rimaweb.com.ar/columnas/mema_bgill.html
Fecha de actualización en RIMAweb: 23-03-2004
Palabras clave: opinion, RIMA lista, RIMAweb, mujeres, feminismo, feministas, luchas sociales, reflexiones feministas
Puede reproducirse en internet citando la fuente y/o directamente linkeando a la dirección antedicha. Para publicación en papel por favor comunicarse con la autora o el autor.