red informativa de mujeres de argentina
INICIO Nosotras hipolita

.: Aborto/Despenalización
.: Abuso sexual infantil
.: Acciones
.: Anticoncepción Emergencia
.: Artes
.: Biblioteca Legal
.: Calendario
.: Colisteras
.: Columnas
.: Derechos
.: Derechos económicos, sociales y culturales
.: Derechos sexuales y reproductivos
.: Dossieres
.: Encuentros
.: Feminismos
.: Infancia y adolescencia
.: Libros
.: Links
.: Medios
.: Arrimadas
.: Opinión
.: Protagonistas
.: Salud
.: Safo piensa Lesbianas Feministas en Red
.: Sexualidades
.: Tráfico y trata de personas
.: Violencia contra la mujer

MAPA DEL SITIO

SUGERENCIAS

Asistencia

Mujeres a bordo

Suscribirse

<teresita> Lee los comentarios

Dejanos tu comentario


Mirá las primeras firmas
en nuestro archivo


Estadísticas:

Noticias


 

 

Derechos

Registro de Deudores Morosos por cuota alimentaria
en Rosario, Santa Fe

 

 

Registro para morosos de la cuota alimentaria, por Guillermo Zysman.

Los problemas reales de la gente, por Leo Ricciardino.

 


Registro para morosos de la cuota alimentaria

Del suplemento Rosario/12, domingo 17 de junio 2001.

 

La mensualidad que no llega

El Concejo dio el primer paso para crear esta instancia que impedirá a los padres morosos realizar trámites administrativos

por Guillermo Zysman

 

------------------------------------------------------------------------

Durante la sesión del jueves pasado el Concejo municipal dio el puntapié inicial para crear en Rosario el Registro de Deudores Morosos por cuota alimentaria. De aprobarse el proyecto, los padres que no giran a sus ex cónyuges las partidas correspondientes a la manutención alimentaria de sus hijos aparecerán en un banco de datos público y podrían verse impedidos de realizar cualquier trámite administrativo municipal, como renovar la licencia de conducir o habilitar un comercio. "La idea es generar una herramienta eficaz no para sancionar ni condenar al deudor sino para que finalmente la plata llegue a los chicos", fundamentó una de las autoras de la iniciativa la concejala Susana Bartolomé (PSP).

El 8 de marzo pasado, durante una audiencia realizada en el Palacio Vasallo en oportunidad de celebrarse el Día Internacional de la Mujer, un grupo de edilas, entre las cuales se encontraba la misma Bartolomé, Adriana Taller, Marta Rubeo y Mónica Peralta, entre otras, escucharon entre los reclamos "de género", la preocupación por la falta de reglamentación municipal para sancionar a los padres morosos en el giro de la cuota alimentaria. La comisión de Gobierno se hizo eco de esta queja, tras lo cual se abrieron tres expedientes, uno de ellos el de Bartolomé.

En la brevísima sesión del último jueves los ediles dieron el visto bueno para convocar próximamente -mediados de julio de acuerdo a los plazos previstos- a una Audiencia Pública en la que todos los sectores involucrados dejaran sentada sus posturas de cara a la conformación del Registro.

"Apuntamos a consensuar con las organizaciones no gubernamentales representativas de las mujeres como la de los maridos, con los jueces de familia y con la provincia los lineamientos generales del proyecto", indicó la edila oficialista quien vaticinó que "de trabajarse bien la ordenanza podría ser sancionada antes de fin de año".

El proyecto en cuestión, que ya se ha implementado en otras ciudades del mundo, tal el caso de la ciudad autónoma de Buenos Aires (ver aparte) apunta a sancionar a los padres que violen la obligación que les impone el Código Civil "de satisfacer las necesidades de los hijos referidos a su manutención, vestido, habitación asistencia y gastos por enfermedades, que subsiste hasta la mayoría de edad de los menores".

De acuerdo a los datos que recogió Bartolomé, el 95 por ciento de los hijos de padres divorciados deciden vivir con su madre. En ese sentido, el 70 por ciento de estas termina llegando a los Tribunales ante el incumplimiento de sus cónyuges en el envío de la plata correspondiente a la cuota alimentaria.

Según esas estadísticas, cerca del 80 por ciento de las mujeres que inician querellas lo hacen convencidas de que sus ex maridos están en condiciones económicas de pagar la cuota establecida, presunción difícil de comprobar para los magistrados ya que la mayoría de estos son autónomos o profesionales y no trabajan en relación de dependencia, por lo que carecen de un recibo de sueldo donde este expresamente mencionado el ingreso bruto mensual.

Para Bartolomé el mecanismo utilizado hasta el momento no es del todo eficiente ya que se dilatan los tiempos y se acumulan las causas en los juzgados con el consiguiente perjuicio para los hijos. "Lo fundamental es conseguir una herramienta eficaz no para sancionar ni condenar al moroso sino para que la plata llegue a los hijos", apunta al respecto la edila frepasista.

Respecto a las posibles sanciones que contemplaría la norma, que van desde aparecer en el banco de datos públicos pasando por la renovación de la licencia de conducir hasta la imposibilidad de realizar cualquier trámite administrativo municipal, Bartolomé se muestra cauta. "Hay que buscar la sanción que más ayude a los chicos. A lo mejor en lugar de no habilitarle un local a un deudor conviene darle una habilitación provisoria hasta que este regularice su situación, tal vez sea más conveniente antes de negarle un crédito en el Banco Municipal bajarle el monto.

El antecedente porteño

La iniciativa de los concejales rosarinos de crear un banco de datos donde figuren los padres que no giran en tiempo y forma el dinero correspondiente a la cuota alimentaria tiene su antecedente más cercano en la Capital Federal. En marzo del año pasado, la Legislatura de la ciudad Autónoma de Buenos Aires sancionó la ley 269 mediante la cual se creó el Registro de Deudores Alimentarios. En ese registro figuran los deudores que suspendieron los pagos alimentarios por tres meses consecutivos o cinco cuotas alimentarias alternadas, quienes incumplieron los Deberes de Asistencia Familiar.

Entre las sanciones previstas en la norma, quienes estén allí registrados no podrán obtener -hasta tanto regularicen su situación-licencia de conductor, ni tramitar créditos en el Banco de la Ciudad de Buenos Aires. Se les impide además ser proveedores del propio Gobierno porteño, ocupar cargos públicos y hacer transferencias o habilitaciones comerciales. Para publicar los datos del deudor, el Ejecutivo porteño requiere de una autorización judicial previa.

El criterio que contempla la ley para fijar el monto de la cuota alimentaria, ya sea por convención privada o decisión judicial, tiene en cuenta las necesidades del alimentado, el nivel de vida familiar, los ingresos de la madre, y los de el alimentante. En los acuerdos de partes privados, si bien no hay una cuota regulada, lo corriente es que se fije en casi el 20 por ciento de los ingresos del proveedor de la cuota alimentaria.

Aunque el deterioro económico ha bajado notablemente estos porcentajes.

arriba


Los problemas reales de la gente

Del suplemento local Rosario/12, Lunes, 18 de junio de 2001

 

El Concejo trató una legislación municipal que ayude a poner coto a los deudores morosos de la cuota alimentaria. Se trata de una agenda pero su abordaje le ha aportado en un corto debate una riquísima discusión alrededor de los problemas reales de la gente y que pueden resolverse desde el punto de vista local.

por Leo Ricciardino

------------------------------------------------------------------------

El Concejo Municipal abordó esta semana un tema que pasó inadvertido para algunos medios pero que, evidentemente, ocupa la problemática de una gran porción de la sociedad rosarina: los hijos de los divorciados y la obligatoriedad de sus padres en su manutención, en medio de una crisis económica con pocos antecedentes en la historia del país.

El tema surgió por el pedido de algunos particulares y el de instituciones ligadas a la problemática y fue, como problema de género que es, tomado por las mujeres del Concejo. Legisladoras de diversos partidos comprendieron la necesidad de crear una legislación municipal que ayude a poner coto a los deudores morosos de la cuota alimentaria.

Pero lo más interesante es el enfoque buscado para la nueva norma: buscar una herramienta jurídica que no sea para castigar a los padres que no hacen los aportes para sus hijos, sino que ayude efectivamente a que esos niños reciban el dinero que les corresponde por ley.

La sanción --que ya se aplica en una legislación similar en Capital Federal-- pasaría por las dificultades que tendría el moroso para cualquier trámite municipal, desde obtener o renovar un carné de conducir, hasta solicitar un libre deuda o abrir un comercio.

Algunos seguramente rechazarán la norma por considerarla "persecutoria", otros dirán que la realidad económica impone dificultades muy serias para los padres que deben abonar la cuota alimentaria y además --en muchos casos-- atender las necesidades de nuevas familias.

El entorno de crisis es un elemento fundamental a tener en cuenta, pero las estadísticas respecto a los hijos de matrimonios disueltos son mucho más elocuentes. Las concejalas que atendieron el tema comprobaron que el 95 por ciento de los hijos de matrimonios separados viven con sus madres y que en el 70 por ciento de los casos ocurrieron reclamos a la Justicia por los atrasos o directamente la inexistencia del cumplimiento de la cuota alimentaria para los hijos menores. Es evidente que los padres morosos con problemas económicos no pueden ser tal cantidad. Lo único que queda para pensar es que un alto porcentaje intenta eludir ese compromiso, más allá del vínculo afectivo que mantenga con sus hijos.

Es una agenda totalmente novedosa para el Concejo Municipal, pero su abordaje le ha aportado en un corto debate una riquísima discusión alrededor de los problemas reales de la gente y que pueden resolverse desde el punto de vista local.

No siempre es posible para un parlamento de estas características tener entre sus asuntos entrados, una problemática que aborda lo económico, lo social y lo moral al mismo tiempo, y que además trata de equilibrar las relaciones humanas desde el punto de vista ciudadano.

Está claro además que esta reivindicación de género (así debe ser porque las perjudicadas son las madres, mujeres que soportan igual o peor la desocupación y el resto de penurias económicas que se plantean en la actualidad); encontró no sólo el eco de las concejalas sino también a un par de legisladoras con conocimientos técnicos adecuados como para establecer que la ley nacional que regula estos asuntos, es en muchos aspectos deficiente. Sobre todo porque busca la penalización y hasta podría terminar con un padre moroso encarcelado. Pero no soluciona el problema ya que tras las rejas nadie podría regularizar sus aportes de cuota alimentaria con lo cual el objetivo principal --la manutención de los hijos-- sigue seriamente amenazado.

La creación de un registro público --ese es el proyecto que analiza el Concejo--, contiene el ingrediente siempre efectivo de la sanción moral y social, muchas veces más poderosas el mismísimo código penal.

arriba

 

© Rosario/12, junio de 2001.

 

© 2001-2005
RIMA: Red Informativa de Mujeres de Argentina
Puede reproducirse en internet citando la fuente y/o directamente linkeando a la dirección que se detalla. Para publicación en papel por favor comunicarse con la autora o el autor.
URL de este archivo: http://www.rimaweb.com.ar/derechos/deudor_alimentario.html
Fecha de actualización en RIMAweb: 5-05-2005