red informativa de mujeres de argentina
INICIO Nosotras hipolita

.: Aborto/Despenalización
.: Abuso sexual infantil
.: Acciones
.: Anticoncepción Emergencia
.: Artes
.: Biblioteca Legal
.: Calendario
.: Colisteras
.: Columnas
.: Derechos
.: Derechos económicos, sociales y culturales
.: Derechos sexuales y reproductivos
.: Dossieres
.: Encuentros
.: Feminismos
.: Infancia y adolescencia
.: Libros
.: Links
.: Medios
.: Arrimadas
.: Opinión
.: Protagonistas
.: Salud
.: Safo piensa Lesbianas Feministas en Red
.: Sexualidades
.: Tráfico y trata de personas
.: Violencia contra la mujer

MAPA DEL SITIO

SUGERENCIAS

Asistencia

Mujeres a bordo

Suscribirse

<teresita> Lee los comentarios

Dejanos tu comentario


Mirá las primeras firmas
en nuestro archivo


Estadísticas:

Noticias


 

 

Derechos

 

UNA LARGA POLEMICA


Seguimiento en días anteriores de la noticia:

 diario Clarín (18/04/01)  diario La Nación (18/04/01)

 Discurso diputada Elisa Carrió


Los diputados aprobaron anoche el proyecto de ley de Salud Sexual

Permitirá la creación de un Programa Nacional de Procreación Responsable para prevenir enfermedades y embarazos no deseados · También, la entrega de anticonceptivos en hospitales, obras sociales y prepagas

 

(Clarin on line, 19 de abril de 2001) La Cámara de Diputados aprobó anoche en general y en particular el proyecto de ley de Salud Sexual y Procreación Responsable, con el apoyo unánime de la Alianza, parte del justicialismo y la mayoría del cavallismo.

El proyecto, que tiene así media sanción y ahora pasa al Senado, crea un Programa Nacional de Procreación Responsable, con el objetivo de prevenir el cáncer génito-mamario, brindar información sobre salud sexual y prevención de enfermedades de transmisión sexual y entregar anticonceptivos transitorios y reversibles en hospitales públicos, obras sociales y prepagas.

La ley también busca alcanzar un buen nivel de salud sexual y de procreación responsable; disminuir la mortalidad materno-infantil; prevenir embarazos no deseados; promover la salud sexual de los adolescentes y garantizar a toda la población la información, orientación y métodos.

Elisa Carrió

 lilita carrió


Ayer, después de un emotivo discurso de la diputada Elisa Carrió -que defendió la ley desde un lugar de "católica practicante"- la sensación en el recinto era que se había logrado un consenso absoluto. Sin embargo, el bloque justicialista decidió votar "a conciencia", lo que significa que no votaron como bloque sino que cada diputado lo hizo individualmente.

Horas antes, los puntos ríspidos del proyecto de ley habían sido revisados. Con respecto a la decisión de los menores al momento de una consulta médica, el artículo cuarto aclara expresamente que la ley no va a ir en contra del derecho de patria potestad y de los derechos del niño. También se remarcó nuevamente que los métodos anticonceptivos que el profesional recomendará al paciente son no abortivos, reversibles y transitorios.

Otro párrafo marcado con rojo fue el que indica que tanto las instituciones educativas como las sanitarias tienen derecho a no aplicar la ley si consideran que va en contra de sus principios.

Esta ley ha sufrido un largo camino de regresos y olvidos. Desde 1995, la distribución de anticonceptivos fue el punto clave para que el tratamiento de la ley fuera postergado una y otra vez. También la oposición de la Iglesia Católica hizo que el debate se estancara: el proyecto aprobado en Diputados quedó cajoneado en el Senado durante dos años hasta que caducó.

La insistencia de un grupo de legisladores volvió a instalar el debate durante el año pasado. Pero no alcanzó, y su tratamiento fue postergado tres veces.

Con respecto al artículo que indica la distribución gratuita de anticonceptivos en hospitales públicos, obras sociales y prepagas, el proyecto final no enumera los métodos para la prevención tanto de embarazos como de enfermedades de transmisión sexual. Con esto se evitó incluir la sigla DIU, que designa al dispositivo intrauterino, método cuestionado por algunos sectores que lo consideran abortivo.

También a pedido de distintos cultos, la nueva ley establece el derecho a la objeción de conciencia por parte de los profesionales. Con esta modificación de la ley anterior, que anoche fue aprobada en general y en particular, se exceptúa a los médicos a prescribir métodos anticoncep tivos que crean moralmente inaceptables.

El proyecto de ley asegura -en última instancia- que la elección del método anticonceptivo queda en manos del paciente. El artículo 5 dice que su prescripción y suministro "deberá respetar los criterios y convicciones de los destinatarios, salvo contraindicación médica y después de recibir información sobre las ventajas y desventajas de los métodos naturales o de aquellos aprobados oficialmente".

La ciudad de Buenos Aires tiene desde hace nueve meses su propia ley de Salud Reproductiva. Desde entonces, las consultas en el Programa de Procreación Responsable aumentaron un 20 por ciento. Durante el año pasado 75.000 personas -el 80% mujeres y el 20% adolescentes- se acercaron a sus consultorios.

Pero el Programa de la Ciudad es anterior a la ley: surgió en 1985 y está conformado por un equipo interdisciplinario. "Lo que hizo la ley es afianzar el programa, y el debate que generó, hizo conocer el servicio", explica el doctor Jorge Gilari, uno de los responsables del Programa.

Una experiencia similar vivió la ciudad de Rosario, que cuenta con un programa municipal. Según médicos de hospitales públicos, bajó a cero las muertes por abortos desde que la normativa permitió informar y entregar anticonceptivos. A nivel provincial, La Pampa fue pionera en este tema y la siguieron, con leyes similares, Neuquén, Chubut, Mendoza, Río Negro, San Luis y La Rioja. En Misiones, se estableció por decreto.

arriba

Seguimiento en días anteriores de la noticia:
 diario Clarín (18/04/01)  diario La Nación (18/04/01)

 

Volver a salud

Volver a Derechos

Ir a proyecto de ley original presentado en 2000

Discurso diputada Elisa Carrió


LA NACION LINE (18.04.01)Ultimas noticias 

General 16 hs.

Diputados comenzó a debatir los proyectos de ley de salud reproductiva; fuerte oposición de la Iglesia

La Cámara de Diputados comenzó la sesión en la que debatirán los proyectos de creación de un Programa Nacional de Salud Sexual y Procreación Responsable y de mecenazgo, para fomentar la financiación privada de proyectos culturales.

Por su parte, la Iglesia cuestionó el proyecto y sostuvo que es "inconstitucional" porque lesiona el derecho a la vida, al permitir el uso de métodos abortivos.

Asimismo, algunos entes relacionados con el catolicismo advirtieron que se promueve la anticoncepción.

El presbítero jesuita Juan Claudio Sanahuja, especialista en esta temática, declaró que el proyecto que está siendo tratado en la Cámara de Diputados dispone la creación de un programa nacional que promueve la anticoncepción, "afectando así seriamente la dignidad de la persona y la familia".

Sanahuja también recalcó que en el proyecto "se incluye a los adolescentes, ignorando el derecho-deber de los padres a intervenir en todo lo relativo a la salud de sus hijos", y se violenta "lo dispuesto por la Convención de los Derechos del Niño que expresamente establece que "las cuestiones vinculadas con la planificación familiar atañen a los padres de manera indelegable de acuerdo a principios éticos y morales".

El principal cuestionamiento eclesiástico a la ley que debate el Congreso se referiere a que algunos métodos anticonceptivos podrían ser abortivos, un asunto sobre el cual la comunidad científica tiene distintas interpretaciones.



LA NACION LINE (18.04.01) General

Discuten la ley de salud reproductiva

 

En la Cámara de Diputados tratan el proyecto para otorgar anticonceptivos gratis

* La iniciativa es rechazada por la Iglesia

* Hay acuerdo sobre el tratamiento en general, pero se espera una áspera discusión sobre cada artículo

* Libertad de conciencia para los médicos

 

La Cámara de Diputados tomará hoy un respiro de las discusiones de alto grado político para encarar en el recinto un debate que lleva meses de demora: el proyecto de ley de salud sexual y procreación responsable.

Un dictamen acordado en cuatro comisiones propone que los hospitales públicos y los servicios de las obras sociales sindicales repartan y coloquen gratuitamente anticonceptivos a quienes lo soliciten. El Estado deberá proveerlos, con presupuesto del Ministerio de Salud.

La norma es rechazada por la Iglesia, aunque consiguió influir sobre los legisladores para que se introdujeran algunas modificaciones. La iniciativa es más moderada que la aprobada el año último por la Legislatura porteña y que originó marchas de protesta y críticas de sectores religiosos.

Según el proyecto, los médicos estarán facultados a recomendar anticonceptivos reversibles, no abortivos y aprobados por la Administración Nacional de Medicamentos, Alimentos y Tecnología (Anmat). De ese modo, se prohíbe expresamente en el programa la ligadura de trompas y la denominada pastilla del día después.

También se incluyó otro de los reclamos eclesiásticos: que los médicos puedan negarse a prescribir anticonceptivos si no están de acuerdo. La libertad de conciencia se amplía para instituciones médicas de origen religioso.

El punto en el que los diputados se alejaron de la posición de la Iglesia es en el de la patria potestad: es decir, que los menores de edad cuenten con el permiso de los padres para consultar sobre métodos anticonceptivos.

El proyecto adopta una posición intermedia: la autorización de los padres será necesaria para los menores de 16 años. Se prevé un arduo debate en el recinto sobre ese aspecto.

"Esta ley apunta a los sectores más desprotegidos, que muchas veces no cuentan con el apoyo de sus padres o son directamente víctimas de ellos", explicó la diputada radical Cristina Guevara, titular de la Comisión de Salud y Acción Social.

Alcanzar un proyecto de consenso con este tema significó meses y meses de negociaciones entre los diputados. No faltaron consultas informales ante las autoridades de la Iglesia, que ayer ratificó su oposición al proyecto.

"La Iglesia se da cuenta del problema, pero no podemos aprobarla. Primero, porque la Iglesia no está de acuerdo con los métodos anticonceptivos que no sean naturales. Existe promiscuidad y problemas derivados de ella, pero no se puede solucionar con una ley que acepte eso y proponga repartir anticonceptivos. Eso es un parche y nada más", explicó el sacerdote Guillermo Marcó, vocero del Arzobispado de Buenos Aires.

Copyright © 2001 La Nación | Todos los derechos reservados

arriba

Volver a salud

Volver a Derechos

Ir a proyecto de ley original presentado en 2000

Discurso diputada Elisa Carrió


Miércoles 18 de abril de 2001

UN DEBATE POLEMICO: ESTABLECE LA ENTREGA DE ANTICONCEPTIVOS Y LA PREVENCION DE ENFERMEDADES

Empezará hoy en Diputados el debate por la Ley de Salud Sexual

 

Tres comisiones apoyan el proyecto por unanimidad · Fue el resultado de un largo y trabajoso proceso · Pero ahora, un grupo de legisladores justicialistas quiere incluir los derechos del niño por nacer

SILVINA HEGUY

 

 HOSPITALES. La ley también busca que las personas tomen conciencia sobre salud sexual y prevención de enfermedades.

 

(Diario Clarín) ­ Después de más de cinco años de postergaciones a causa de una intensa polémica, hoy sería tratado en la Cámara de Diputados la Ley de Salud Sexual. El proyecto que se debatirá crea un Programa Nacional de Procreación Responsable. Apunta a prevenir el cáncer génito-mamario y las enfermedades de transmisión sexual. Establece además la entrega de anticonceptivos reversibles, transitorios y no abortivos en los hospitales, en los servicios de las obras sociales sindicales y en las prepagas.

 

En el centro del proyecto está la creación de un Programa Nacional de Salud Sexual y Procreación Responsable que tendrá a su cargo implementar un sistema de control para detección temprana de enfermedades de transmisión sexual, VIH/sida y cáncer génito-mamario.

 

Con la ley se busca alcanzar un buen nivel de salud sexual y de procreación responsable; disminuir la mortalidad materno-infantil; prevenir embarazos no deseados; promover la salud sexual de los adolescentes; y garantizar a toda la población la información, orientación y métodos.

 De cada 100 bebés, 15 son de madres niñas o adolescentes

Después de un año de intensas discusiones, el proyecto de ley que llega al recinto es un dictamen diseñado desde las comisiones de Acción Social y Salud Pública; Familia, Mujer y Minoridad; y Presupuesto y Hacienda. El despacho fue redactado sobre la base de ocho iniciativas presentadas por legisladores de diferentes partidos y viene con tres modificaciones consensuadas en el último mes y con un punto que todavía está en discusión.

 

El artículo que desató la polémica es el 5. En él se establece la distribución gratuita de anticonceptivos en hospitales públicos, obras sociales y prepagas. El proyecto final no enumera los posibles métodos para la prevención tanto de embarazos como de enfermedades de transmisión sexual. Con esto se evitó incluir la sigla DIU, que designa al dispositivo intrauterino, método cuestionado por algunos sectores que lo consideran abortivo.

 

Además en la versión final de este artículo "se aclaró expresamente que los métodos anticonceptivos que los médicos pueden prescribir deben ser no abortivos, transitorios y reversibles", explicó la diputada Graciela Giannettasio (PJ), presidenta de la Comisión de la Mujer, Minoridad y Familia. La última característica hace referencia a métodos -como las ligaduras de trompas de Falopio- en que, según algunos, no se puede asegurar que después de ser usados se pueda revertir la infertilidad.

 

A última hora de ayer, un grupo de legisladores justicialistas, encabezado por Mario Cafiero, pidió incluir como primer artículo que la ley garantice los derechos del niño por nacer, desde la concepción. Esto podría generar un debate mayor en la Cámara. De todos modos, como el bloque estableció la libertad de conciencia sobre el debate de hoy, Cafiero anticipó a Clarín que, de no haber consenso sobre este punto, pedirá que su iniciativa sea tratada más adelante, como otro proyecto de ley.

 

También a pedido de distintos cultos, la nueva ley establece el derecho a la objeción de conciencia por parte de los profesionales. Con esto exceptuarían a los médicos a prescribir métodos anticonceptivos que crean moralmente inaceptables.

 

El único punto que todavía provoca divisiones entre los dos bloques mayoritarios es el que se refiere a los menores de edad. Mientras los diputados justicialistas impulsan un artículo que dice que en el caso de los menores de 16 años, la prescripción y el suministro de los métodos anticonceptivos deberá contar con el consentimiento de los padres o representantes legales, los aliancistas prefieren que la ley diga que en estos casos se propiciará la presencia de los mayores.

 

Para María Cristina Guevara (UCR), presidenta de la Comisión de Acción Social y Salud Pública, "hay que ayudar a los sectores desprotegidos, no sólo los que tienen problemas económicos sino también afectivos como son, por ejemplo, las adolescentes maltratadas por sus padres".

 

El proyecto de ley asegura -en última instancia- que la elección del método anticonceptivo queda en manos del paciente. El artículo 5° dice que su prescripción y suministro "deberá respetar los criterios y convicciones de los destinatarios, salvo contraindicación médica y después de recibir información sobre las ventajas y desventajas de los métodos naturales o de aquellos aprobados oficialmente".

 

La distribución de anticonceptivos fue el punto clave para que el tratamiento de la ley haya sido postergado una y otra vez desde 1995. La oposición de la Iglesia Católica fue uno de los obstáculos para que el debate en el Congreso se estancara: el proyecto aprobado en Diputados quedó cajoneado en el Senado durante dos años, hasta que perdió estado parlamentario.

 

La insistencia de un grupo de legisladores volvió a instalar el debate durante el año pasado. Pero no alcanzó, y su tratamiento fue postergado tres veces.

 

Este año, el proyecto tenía una fecha para ser tratado: el 21 de marzo. Se postergó por una "razón de peso": el presidente Fernando de la Rúa viajaba en esos días al Vaticano a visitar al Papa Juan Pablo II, y se evitó que la ley cuestionada por la Iglesia interfiriera en la visita.


UN DEBATE POLEMICO: CIFRAS OFICIALES SOBRE PARTOS EN LA ARGENTINA

De cada 100 bebés, 15 son de madres niñas o adolescentes

 

SIBILA CAMPS

 

Iglesia Católica: "Que no se fomente la promiscuidad"

 

Las leyes pioneras

 

(Diario Clarín) ­ De cada 100 bebés que nacen vivos en la Argentina, más de 15 son hijos de niñas o de adolescentes. La cifra -que continúa creciendo desde hace dos décadas- es mucho mayor en las provincias del norte, donde queda en evidencia que el embarazo prematuro está íntimamente ligado a la baja escolaridad de las madres y a sus carencias socioeconómicas.

 

Así lo demuestra un estudio realizado por los Equipos de Investigación Social de la consultora Equis, a partir de datos procedentes del INDEC, el Ministerio de Salud y el Sistema de Información y Monitoreo de Programas Sociales. El trabajo revela que el número de mamás prematuras trepó del 13,3% en 1980 al 15,4% en 1999, el último año del que se dispone de datos completos. Es decir, 105.546 chicos cuyas madres tienen entre 9 y 19 años.

 

De esos bebés, 3.095 nacieron de nenas de 9 a 14 años. Los casos de madres-niñas son más frecuentes en las provincias de Buenos Aires (799), Santa Fe (402), Chaco (228) y Salta (199).

 

Dieciocho provincias superan el promedio nacional. El problema se agrava en el noroeste y en el nordeste: en Chaco, casi uno de cada cuatro bebés nacidos en 1999 es hijo de una nena o de una adolescente (24,4%). El segundo puesto del "ranking" de mamás prematuras es compartido por Misiones, Catamarca y Formosa (20,8%).

 

En la otra punta está la Capital Federal, con el 6,4% de bebés nacidos de madres menores de edad. No es casual: la Encuesta Permanente de Hogares del INDEC reveló que entre las chicas de 15 a 19 años que residen en la Capital y tienen vida sexual activa, el 86,4% usa algún método anticonceptivo, el porcentaje más alto del país.

 

La pobreza acompaña a estas mamás antes de tiempo: el 44% reside en hogares carenciados. Una vez más, la situación es más seria en las provincias norteñas: en Corrientes, Salta, Santiago del Estero, Chaco y Formosa, más del 60% de los hijos de niñas y adolescentes nació en hogares pobres; en Jujuy, la cifra es del 75,2%.

 

El 59% de estas chicas no terminó la escuela primaria. El estudio destaca que, si bien el 41% está en edad de no haber concluido aún la secundaria, "una proporción significativa -que no puede determinarse por las limitaciones de la información oficial- no completará los estudios medios".

 

En todo el norte argentino, más del 80% de las chicas que tuvieron un bebé antes de los 19 años, no había concluido la primaria. Las mayores carencias educativas se registran en Jujuy, donde el 98,9% de las madres niñas no llegó a 7° grado.

 

Al analizar los datos, el trabajo subraya que esta problemática no podrá resolverse sólo a través de la legislación, si la sociedad "permanece indiferente a la generalización de la pobreza y del abandono escolar de niños y adolescentes".

 

Por estas chicas que tuvieron un hijo demasiado temprano, ¿cuántas interrumpieron voluntariamente el embarazo y por qué? No hay modo de saberlo, ya que sólo existen encuestas parciales. Los resultados preliminares de un trabajo que está realizando la ginecóloga Silvina Valente, en el marco del Programa de Adolescencia del Hospital de Clínicas, revela que de 400 chicas que quedaron embarazadas antes de cumplir 18 años, casi el 20% decidió interrumpir la gestación.

 

Para cubrir los tres estratos socioeducativos, Valente entrevistó a jóvenes que concurren a la Universidad de Buenos Aires -donde ninguna de las consultadas llegó al aborto-, y a los hospitales de Clínicas y Posadas. "La mayoría de estas chicas usaba parcialmente métodos anticonceptivos, pero no siempre lo aplicaban, por falta de formación", señala la ginecóloga.

 

Agrega que "las que interrumpieron la gestación, lo hicieron por causas económicas, por influencia de los padres o de la pareja, porque no pueden solas. Una gran mayoría sintió muchísima culpa y angustia. El mensaje común es: ''Me presto a esta encuesta para que no le pase a otra''".


UNA MIRADA

Iglesia Católica: "Que no se fomente la promiscuidad"

 

De cada 100 bebés, 15 son de madres niñas o adolescentes

 

Las leyes pioneras

 

(Diario Clarín) ­ La Iglesia manifestó ayer su satisfacción por las modificaciones que se le introdujeron al proyecto de salud reproductiva para suprimir o suavizar algunos de los aspectos más objetados desde la moral católica.

 

Con todo, las fuentes eclesiásticas precisaron a Clarín que el texto "no fue consensuado" con las autoridades eclesiásticas porque el catolicismo solamente aprueba los métodos naturales de anticoncepción.

 

El padre Guillermo Marcó, vocero del arzobispado porteño, precisó que uno de los puntos reprobados por la Iglesia y que fue quitado es la ligadura de trompas, por no ser un método "transitorio".

 

Marcó dijo que otra cuestión importante que debe contemplar la ley es que las consultas sanitarias que hagan menores y la prescripción de anticonceptivos debe ser con la autorización de los padres.

 

En ese sentido, el sacerdote sostuvo que el texto legal "no puede pasar por encima del principio de patria potestad, contemplado en la Constitución". Aunque, aclaró, "puede haber excepciones".

 

En cuanto al dispositivo intrauterino (DIU), que la ley no menciona expresamente, Marcó ratificó que la Iglesia considera que es abortivo y, por lo tanto, no debería ser prescripto.

 

Por último, Marcó dijo que, más allá de la ley, si las relaciones sexuales de adolescentes se multiplican "todos los responsables de la educación debemos admitir nuestras fallas".

 

En es sentido, señaló que la verdadera solución es que el Estado y los cultos "eduquen para el amor" y "no que se fomente la promiscuidad repartiendo anticonceptivos".


Las leyes pioneras

 

De cada 100 bebés, 15 son de madres niñas o adolescentes

 

Iglesia Católica: "Que no se fomente la promiscuidad"

 

(Diario Clarín) ­ La ciudad de Buenos Aires tiene desde hace 9 meses su propia ley de Salud Reproductiva. Desde entonces, las consultas en el Programa de Procreación Responsable aumentaron un 20 por ciento. Durante el año pasado 75.000 personas -el 80% mujeres y el 20% adolescentes- se acercaron a sus consultorios.

 

Pero el Programa de la Ciudad es anterior a la ley: surgió en 1985 y está conformado por un equipo interdisciplinario que incluye desde ginecólogos hasta asistentes sociales. "Lo que hizo la ley es afianzar el programa, y el debate que generó, hizo conocer el servicio", explica el doctor Jorge Gilari, uno de los responsables del Programa.

 

Sin embargo, al Centro de Planificación Familiar del Hospital Rivadavia, "la mayoría de los pacientes llegan derivados de otros médicos -señala la doctora Mónica Heredia-. Creo que la gente no sabe que existe esta ley y que puede acudir a un hospital público para esto".

 

La Pampa fue pionera en este tema, con una ley sancionada en 1991. La siguieron, con leyes similares, Neuquén, Chubut, Mendoza, Río Negro, San Luis y La Rioja. En Misiones, se estableció por decreto.

 

 

© Copyright 1996-2001 Clarin.com. All rights reserved

arriba

 

 

Ir a proyecto de ley original presentado en 2000

Discurso diputada Elisa Carrió

© 2001-2005
RIMA: Red Informativa de Mujeres de Argentina
Puede reproducirse en internet citando la fuente y/o directamente linkeando a la dirección que se detalla. Para publicación en papel por favor comunicarse con la autora o el autor.
URL de este archivo: http://www.rimaweb.com.ar/derechos/salsex.html
Fecha de actualización en RIMAweb: 5-05-2005