Los Encuentros como parte del Movimiento de Mujeres.

por Las Azucenas

 

Hagamos un poco de Historia.

Las Azucenas venimos participando en el movimiento de mujeres y en los Encuentros, desde que nos constituimos como grupo en el año 88. Antes que eso muchas de nosotras participábamos en los Encuentros; desde sus comienzos, allá por 1986.

Nosotras pensamos que los Encuentros son, en el espacio y en el tiempo esos tres días al año que tenemos como Movimiento de Mujeres para pensarnos juntas, para intercambiar experiencias, para crecer en la convicción de lo que las mujeres podemos aportar en la construcción de un mundo mucho mejor para todas y para todos.

Y cuando pensamos en la construcción de ese futuro mundo nuestro, donde todas estemos incluidas, y planeamos estrategias para acercarlo en el tiempo, siempre valoramos como Movimiento de Mujeres el modo (método ) con que hacemos las cosas, tanto como los objetivos a donde nos llevan esos modos ( método ). Lo que discutimos es casi tan importante como la forma en que lo discutimos, y los acuerdos a los que llegamos y el respeto por ellos es una forma de pisar el futuro, de pararnos sobre el horizonte, de que lo que construimos sea realmente nuevo.

Desaprender tal vez sea más difícil que repetir lo que un mundo hegemonizado por varones ( patriarcado ) nos ha hecho creer como correcto, único o natural durante más de dos mil años. Pero nosotras hemos apostado y aportado a la Autonomía del Movimiento de Mujeres, autonomía de los aparatos de gobierno, de la iglesia, de los partidos políticos etc. Nos sentimos parte del movimiento político de las mujeres, con las mujeres, para las mujeres, que articule con los otros movimientos político-sociales

 

 

La elección de La Plata como sede del Encuentro.

 

En la Plata, y el gran La Plata, existe desde hace años el movimiento de mujeres. Mas allá de coordinaciones o representaciones formales, el movimiento existe porque hay practicas, hay actividades que le dan vida. Que quien quiera hacer algo con las mujeres y por las mujeres tiene donde acudir.

Esa realidad, de la que las Azucenas somos una parte, se desconoció cuando se propuso a La Plata como sede del XVI Encuentro. Simplemente no se nos consultó, no se permitió que entre todas pudiéramos evaluar la conveniencia de asumir esa responsabilidad.

La propuesta de hacer el XVI Encuentro en La Plata, se decidió en otro ámbito. Fue la decisión de un partido político, que con la cobertura de ser "partido de la clase obrera" se siente autorizado a avasallar la autonomía de los movimientos sociales.

Frente a los hechos consumados la alternativa en apariencia era de hierro. O nos tragábamos el sapo o nos quedábamos afuera.

Tomar alguna decisión requería una evaluación y un tiempo de discusión. Finalmente nos dimos cuenta que estábamos atrapadas en una discusión de falso sentido: decidir formar parte o no hacerlo de la Comisión Organizadora era la única decisión a tomar.

Nos decidimos por el NO en este sentido.

La otra no era una decisión a tomar ya que históricamente hemos formado , formamos y somos parte del Movimiento de Mujeres. Por lo cual participaremos activamente del XVI Encuentro.

 

El día después

 

La historia de la lucha de las mujeres es tan larga como el camino que tenemos por delante.

Respetamos ese pasado y queremos seguir dando batalla mucho tiempo. Defender nuestras convicciones y actuar en consecuencia, nos ayudará a mantenernos fuertes, a sentir que aquello, que siempre decimos, de que hay otra forma de hacer política es algo posible. Y de que las mujeres tenemos que dar el ejemplo en eso, porque nuestra relación con el poder es diferente.

Lo hacemos por nosotras.

Para seguir creyendo que se pueden tomar decisiones en un marco distinto al del ocultamiento, la complicidad entre dirigentes, la negociación forzada frente a hechos consumados.

Para seguir creyendo que defender ideas es mas importante que los réditos partidarios, electorales , o las figuraciones personales que no modifican la situación de las mujeres, ni de nuestro pueblo.

 

Nos anima la confianza en las mujeres y en todos aquellos que quieren cambiar su situación de explotación. Creemos que nos van a perdonar si renunciamos por esta vez subir al escenario, y elegimos seguir acompañándolas/los en la lucha de todos los días. A lo que no renunciamos es a seguir en la búsqueda y ejercicio de prácticas que nos dignifiquen como humanas/nos, a la búsqueda de caminos nuevos.

 

A las feministas nos duele y nos toca la desocupación, la violencia contra nuestros hermanas/os ya sea en el ámbito privado como público, nos duele que miles de mujeres mueran por abortos clandestinos, nos duele que no exista una ley de salud reproductiva y sexual, nos duele que no se respeten los derechos de los humanos y humanas, nos duele la injusticia social, nos duelen nuestros presos políticos y sociales, nos duele el hambre, las violaciones, nos duele la falta de justicia. Nos duele este capitalismo salvaje llamado neoliberalismo, nos duele la hipocresía, nos duele el doble discurso.

Nos duele y somos parte de esta larga lucha por la defensa de nuestros derechos políticos, sociales, económicos.

 

Por esto y mucho mas reafirmamos nuestro compromiso de seguir luchando dentro de nuestro movimiento de mujeres y feminista, levantando las banderas que levantaron miles de mujeres en nuestro país y el mundo, construyendo un movimiento donde podamos incluir nuestro cuerpo, y nuestra subjetividad.

Un movimiento revolucionario y subversivo.

 

LAS AZUCENAS

La Plata-diciembre 2000

 

Volver a Encuentros Nacionales

Volver a página principal