red informativa de mujeres de argentina
INICIO Nosotras hipolita

.: Aborto/Despenalización
.: Abuso sexual infantil
.: Acciones
.: Anticoncepción Emergencia
.: Artes
.: Biblioteca Legal
.: Calendario
.: Colisteras
.: Columnas
.: Derechos
.: Derechos económicos, sociales y culturales
.: Derechos sexuales y reproductivos
.: Dossieres
.: Encuentros
.: Feminismos
.: Infancia y adolescencia
.: Libros
.: Links
.: Medios
.: Arrimadas
.: Opinión
.: Protagonistas
.: Salud
.: Safo piensa Lesbianas Feministas en Red
.: Sexualidades
.: Tráfico y trata de personas
.: Violencia contra la mujer

MAPA DEL SITIO

SUGERENCIAS

Asistencia

Mujeres a bordo

Suscribirse

<teresita> Lee los comentarios

Dejanos tu comentario


Mirá las primeras firmas
en nuestro archivo


 

Feminismos
Documentos, reflexiones

 

 Ruidos por el Foro

por Irene Ocampo y Gabriela De Cicco

Publicado en: Las 12, diario Página 12, Buenos Aires.
Fecha: viernes 4 de febrero de 2005.

dialogosPor el caluroso laberinto dibujado por las calles de Porto Alegre, alredor de 300 mujeres fueron llegando al Hotel Embaixador, para participar activamente de la segunda edición de los Diálogos Feministas, los encuentros previos al Foro Social Mundial que demuestran las diversidades de la militancia. Al inaugurarlos, la activista malaya Susanna George realizó una dinámica presentación de casi todos los grupos, organizaciones, redes, y articulaciones de mujeres, los medios de comunicación, las regiones geográficas, y los grupos generacionales, que abarcaron desde jóvenes adolescentes hasta activistas en su octava década. George también recordó el nacimiento de los Diálogos Feministas, una idea surgida "bajo un árbol", en el contexto del Foro Social Mundial del 2003(también en Porto Alegre), y que finalmente se concretó en el Foro Social de Mumbai en la India, en enero de 2004. Esta segunda edición volvió entonces a su lugar de origen, convocada alrededor de tres ejes temáticos: el militarismo, los fundamentalismos y la globalización. “La necesidad de promover el diálogo del feminismo global a través de la discusión y la reflexión fue uno de los retos del encuentro”, expresó Sunila Abeysekera de Sri Lanka. Y no hay dudas de que no hubo temas que no se discutieran. El trabajo en grupos, organizados por idiomas, ayudó a trazar las grandes líneas que perfilan tanto la fuerza del movimiento en su globalidad, como los retos, las deudas y las dificultades que se multiplican por regiones. Las palabras ayudaron a crear lazos de certezas y de dudas entre mujeres de todas las regiones del planeta. Si hay algo que no deja dudas es que se dialogó y mucho, aunque también los lenguajes gestuales, los colores de pieles diversas, de otras vestimentas, y algunas músicas intentaron acercar a las tierras del otro lado del mundo.
El ritmo acelerado y las jornadas extensas permitieron también establecer contactos entre quienes ingresaban a los Diálogos Feministas por primera vez, especialmente las pertenecientes al mayoritario grupo de las participantes de América Latina. Si los tres ejes temáticos brindaban una base simbólica para hablar en inglés, castellano, francés y portugués, la diversidad era la próxima plataforma a la cual se saltaba: diversidad de miradas, de visiones, de ideas políticas, de orientación sexual. Se acercaron propuestas y estrategias, y también se vieron, una vez más, las contradicciones que parecen debilitar a un movimiento feminista que sigue vivo a pesar de todo.

Un cuarto propio
El hall y el primer piso del hotel se fueron transformando en una especie de hormiguero multicolor con voces y lenguas propias. Muchas mujeres hablaban casi al mismo tiempo en tres lenguas diferentes, y –a pesar de todo– la comunicación se fue dando. Mientras se establecían los momentos de diversa participación, la visión del mundo era compartida por mujeres con muchos años de experiencia dentro del movimiento feminista como Virginia Vargas de Perú, y Maxine Molyneux de Inglaterra. Si era necesario trazar un mapa de las posibles tendencias que envuelven al planeta globalizado, militarizado y guiado en muchas regiones por diferentes fundamentalismos, también era imperioso sentarse en círculos, en pequeños grupos, hablando un sólo idioma pero con acentos y regionalismos, para acercarnos a las diferentes realidades de las mujeres.

susanna
Susanna Goeroge en un descasno. Foto: Gabriela De Cicco.

Fueron un día y medio de reflexiones en torno a los dilemas que se enfrentan en los distintos contextos, a los puntos desde los cuales se ofrece resistencia y a las posibilidades de interconexión entre las feministas y con los otros movimientos. Finalmente, lo grupal fue el espacio desde el que se intentaron buscar estrategias para los dilemas y dificultades planteadas en las sesiones previas en relación con movimiento feminista, y a otros movimientos, incluyendo al Foro Social Mundial. Sin embargo, las intenciones de construir un movimiento feminista a nivel mundial y estratégico choca con las dificultades de ese mismo movimiento, sus tensiones, su despolitización en ocasiones.
Para la boliviana Ximena Machicao, de la Red de Educación Popular entre Mujeres de América Latina y el Caribe, “hubiera sido interesante pensar que los Diálogos tuvieran un efecto más fuerte en el marco del Foro Social; como feministas de distintas regiones, creo que ahí falta precisar acciones más interactivas, en estos en los que supuestamente queremos influir, pero eso será parte de un proceso de crecimiento. Creo que todavía nos faltan muchas cosas para definir, ya que los DF es un proceso muy nuevo, pero tendríamos que tener en un futuro la capacidad. Estamos ahí las feministas, tenemos el espacio, hay que aprovecharlo”. Según Machicao, la imposibilidad de llegar a estrategias –se evidenció por momentos– pasa más por la diversidad de las miradas que por las diversas realidades regionales. “Cuando trabajamos estrategias, hacemos discursos políticos, más que estrategia política, en términos de cómo hacer algunas cosas, esas cosas que hablamos, creo que ahí tenemos una dificultad, y a mí me parece que eso se visibilizó de una manera muy importante en la última plenaria, en la que ha habido, más que propuestas de estrategias, muchos discursos políticos. No quiero decir que no sean importantes, pero eso visibilizó una vez más las dificultades de aterrizar en algunas propuestas concretas porque es muy complejo también, y no por falta de capacidad.”
Carolina Thiede, del Informativo Mujer de Asunción (Paraguay), se lleva de su primera participación de los Diálogos, la importancia de los momentos de horizontalidad. Esta joven feminista y comunicadora destacó “el espacio de debate, me gustó el nivel de los comentarios y de los análisis de las compañeras y sobre todo también poder participar y sentirme integrada a ese espacio”. Thiede, además, valoró la importancia de apostar al debate aunque “todo depende del trabajo de base que una hace cuando regresa y continua trabajando en el día a día”.
La mexicana Lydia Alpizar, integrante de la Asociación por los Derechos de la Mujer y el Desarrollo (AWID, por sus siglas en inglés), puntualizó: “Los Diálogos me parecen un espacio muy importante para el movimiento, porque son espacios que construimos nosotras a nivel internacional, en el marco de un proceso tan importante como el del Foro Social Mundial. Y creo que es importante porque en los últimos años los espacios de confluencia del movimiento a nivel internacional se daban en procesos paralelos a los de Naciones Unidas, entonces de alguna forma estábamos ahí para discutir sobre la agenda de UN desde nuestra perspectiva como feministas. En cambio, acá, en los Diálogos, es más un espacio nuestro para discutir sobre nuestros temas, sobre nuestra visión del mundo que tenemos y dónde estamos”.

Los medios por asalto
Las relaciones entre el movimiento feminista y los medios de comunicación aparecieron en los debates de los talleres, y como espacio de resistencia. Además de apoyar los ya existentes medios alternativos feministas, se marcó la necesidad de poder articular con los medios que no lo son, para instalar en los medios masivos la agenda de las mujeres y del movimiento.
Esto ayudaría a poder ir retrabajando los términos con los cuales se refleja nuestra realidad en aquellos: no es lo mismo hablar de crímenes pasionales que de feminicidios, por ejemplo. Los medios especializados han mostrado que las mujeres son productoras de información, que sus testimonios crean espacios en donde poder reflejarse y desde allí poder accionar. También se presentan como espacios de denuncia, de movilización y de visibilización.
El uso de las TICs (tecnologías de información y comunicación) se presenta, a la vez, como una realidad de mucha utilidad, para las mujeres de zonas urbanas y alfabetizadas, pero como un desafío para las que tienen poca o nula alfabetización. En estos casos las radios comunitarias zonales han favorecido al empoderamiento y a un trabajo de reflexión sobre los derechos de las mujeres.

aborto
Aborto: un tema en los Diálogos y en el FSM. Foto: Gabriela De Cicco.

El aborto
En alguna de las plenarias se problematizó la posibilidad de encarar campañas globales respecto del aborto. Se recordó, por ejemplo, en la India los abortos son en su mayoría selectivos: cuando se conoce que el feto es el de una mujer. Las diferencias nacionales, regionales y globales deben tenerse en cuenta al momento de plantear estrategias atendiendo a las maneras en que se van presentando los fundamentalismos en las diversas regiones. Se acordó, además una revisión de las actuales campañas para ver qué se ha ido logrando con ellas, y en qué se las puede mejorar. Para la paraguaya Carolina Thiede, la diversidad de intercambio de los DF vuelve más rico el debate: “Me sirve de mucho saber en lo que están los demás países, las experiencias personales y de las demás compañeras en lo político en cada lugar e imagino que la oleada conservadora se repite en los distintos países, en las distintas geografías, y que hay que ir aprendiendo de eso”. Como puntualizó Lilian Celiberti, de la Articulación Feminista Marcosur, e integrante del Comité Internacional del FSM: “Nosotras decíamos que en el FSM participan movimientos de todo tipo y color, lo sabemos, es una Babel de lenguas, de culturas, nosotras formamos parte de muchísimas luchas, nosotras en el sentido amplio de nosotras las mujeres. Sin embargo, nuestras luchas, las que tienen que ver con el derecho a decidir de nuestro cuerpo, siguen siendo sólo nuestras. Entonces nosotras seguimos siendo las protagonistas junto con los jóvenes, y en particular con las jóvenes”.

Planes de acción
Los debates sobre las estrategias pusieron en evidencia la dificultad para dejar de señalar los problemas que enfrenta el movimiento y pasar a definir o pensar posibles planes de trabajo. Por un lado hubo quienes propusieron llevar los diálogos feministas a un nivel local para revitalizar los encuentros feministas de la región. Por otro hubo consenso en una serie de puntos:
. abrir discusiones alrededor de temas como el poder, la ética, las descalificaciones generales y los recursos;
. hacer que la “agenda temática-política de las mujeres” sea deseada por las propias mujeres desde a las bases;
. relevar qué es lo que realmente le importa a las mujeres y poder trabajar esto desde una perspectiva feminista;
. presionar a los Estados para poder lograr Estados Laicos, porque su existencia es imprescindible para poder actuar sobre la globalización, los fundamentalismos y la militarización;
. apelar a la cultura popular y a otras formas artísticas para acceder a los medios masivos y no sólo a los de mujeres;
. evidenciar la participación de las mujeres en la macroeconomía, ya que este es un tema político de mujeres que no debe dejar de entrar en la agenda feminista.
En relación al FSM, se planteó realizar una campaña sobre los medios masivos de comunicación que lo cubren, para que éste pueda ser reflejado también desde una visión feminista.
Según Lydia Alpizar, hubo un tema que nos interpela respecto a las estrategias: “Creo que todo el tema de la democracia, que si bien no estaba como un eje principal, también fue planteado y que yo creo que democracia, sobre todo en relación con el Estado laico, a mí me llamó la atención sobretodo frente al fundamentalismo. En momentos anteriores donde habíamos tenido algunas discusiones sobre Estado laico, algunas compañeras, por ejemplo, de Estados integristas de Medio Oriente, habían dicho ‘Bueno, no sé si la propuesta del Estado laico es tan fácil’. En cambio, aquí me parece que hay como otro nivel de discusión. me pareció interesante porque esa propuesta unificó muchas cosas. Y los temas al interno del movimiento que siempre surgen, y que tienen que ver con cómo fortalecernos y ser más estratégicas”.

barco
El Barco de la diversidad. Foto: Gabriela De Cicco.

Desde las aguas
El espacio flotante fue propuesto por la Articulación Feminista Marcosur, y ya durante los días del FSM se convirtió en la continuidad de los diálogos entablados en el hotel Embaixador, y en el punto de encuentro de las feministas. En movimiento o detenido, este barco fue testigo de arduos y jugosos debates, bien alternado al ritmo de la salsa y el merengue. Cine lésbico, la escasez del agua y su implicancia en la vida de las mujeres, las estrategias hacia Beijing +10, el próximo X Encuentro feminista de América Latina y el Caribe a realizarse en Sao Pablo este año, la campaña por la Resolución sobre Orientación Sexual en la Comisión de Derechos Humanos de la ONU, y quiénes nos representan adentro del movimiento fueron algunos de los debates que se realizaron a bordo.
También allí surgieron acciones cuando se conocieron las denuncias por ataques sexuales en el Campamento de la Juventud.
Por otro lado, la inclusión de talleres con obispos o con fundamentalistas islámicos dentro del FSM fue otro de los temas debatidos, denunciando así una ampliación del Foro muy peligrosa para los Derechos Humanos y en particular los de las mujeres.

–FIN

URL de este archivo: http://www.rimaweb.com.ar/feminismos/dialogos_fsm.html
Fecha de publicación en RIMAweb: 7/02/05