Maltrato infantil

Informe especial del diario
"La Voz del Interior" de Córdoba

 

 

Accidentes: primera causa de muerte en niños.

Qué se hace antes de judicializar un caso.

No podemos mirar para otro lado

"Si se llegó al maltrato, es porque fallamos nosotros"

Los docentes, ante una encrucijada social

El comentario de Liliana Pauluzzi de Casa de la mujer de Rosario.

Link relacionado: 19 de Noviembre. Día Mundial para la prevención del Abuso Infantil. Campaña contra el abuso sexual infantil. Rosario, Argentina.

 


Chicas: Esta serie de notas del diario cordobes sobre el maltrato infantil creo que darà que hablar y que pensar.... Esperamos oir la voz de Liliana Pauluzzi, que trabaja esta problemàtica desde hace tiempo. Ustedes què opinan???

 

Un beso, Gabriela De Cicco

 

--------------------------

Accidentes: primera causa de muerte en niños

*La voz del Interior* de Córdoba, Argentina. Domingo, 17 de junio de 2001. Sección: Sociedad

 

Esteban tenía 1 año cuando llegó al hospital con una convulsión a repetición. Presentaba convulsiones cada hora. Cuando los médicos comenzaron a preguntar, la mamá explicó que se había caído de la cama. Con los días, la madre se decidió a hablar y dijo que había sido una trompada del padre, que lo golpeó con tanta fuerza que lo tiró contra la pared. Esteban presentaba una lesión cerebral muy severa. Murió en el hospital a las 48 horas.

 

......................................................................

 

"Por traumatismos y otras causas accidentales, muere el 32 por ciento de los niños de 1 a 4 años. Es la primera causa de muerte en la provincia de Córdoba. Son accidentes domésticos, por descuido, negligencia y otros tipos de maltrato", afirma Haide Giri, directora general de Atención Médica del Ministerio de Salud de la Provincia.

Giri sostiene que después de un caso de maltrato, hasta que la familia sea contenida con un tratamiento psicológico y éste empiece a dar resultado, devolver el niño a esa familia es seguir corriendo riesgos. "Para eso, están los equipos de salud mental que detectan el caso y evalúan qué niño puede ser devuelto al ámbito familiar", explica.

-¿No se debe apuntalar a la familia que tiene problemas?

-Por supuesto que hay que apuntalar a la familia, pero hasta que llegue a un grado de salud familiar y hasta que se estructure el grupo, a ese chico hay que darle contención. No se puede devolver al niño a una familia que, de hecho, está desestructurada.

-Uno de los cuestionamientos que se hacen cuando se judicializan los casos de maltrato infantil es que se caratulan como "lesiones leves", ¿qué opina al respecto?

-Hablar de lesiones leves en el niño, lo considero letra fría de una normativa legal. Hay que trasladar a la interpretación de la normativa las lesiones gravísimas e irreversibles que sufre un chico en su estructura emocional, en su psiquismo; que no se pueden dimensionar desde lo físico pero que dejan huellas en lo psíquico y en lo emocional. Los padres no son dueños de los hijos, reconocer que los chicos son personas con derechos y que merecen ser respetados, queridos y protegidos en todas sus necesidades, es estar cumpliendo con la ley. No se puede ir más allá de los derechos del chico.

-¿Qué hacen ustedes en lo preventivo?

-Estamos trabajando en capacitar desde los equipos de salud mental a todas las guardias de todos los hospitales de la provincia donde ingresan chicos o cualquier persona con lesiones por maltrato, para que, de arranque, se pueda hacer un diagnóstico más preciso. Como cuando llegan a la guardia y dicen: "El bebé se cayó de la cuna" o "lo golpeó el hermanito con una plancha", pero resulta que no coincide el relato con las lesiones que la criatura tiene.

La directora de Atención Médica asegura que, cuando se muere un chico por maltrato familiar, ese chico ya pasó por algún lugar donde presentó síntomas. "Entonces, nuestra mirada tiene que estar en la detección del primer síntoma", finaliza Giri.

 

La edad de mayor riesgo

 

El maltrato de niñitos de días hasta los 2 años es el de mayor riesgo, porque un golpe mal dado, una fractura severa de cráneo lo mata o lo deja con lesiones para toda la vida. "La detección de maltrato en los chicos de hasta 4 años es de muy alta especialización, es lo que hacemos en el Hospital de Niños", explica Elsa Lerda, psicóloga de la Cátedra de Clínica Pediátrica de la Universidad Nacional de Córdoba.

"El niño maltratado en ese período pierde confianza en la especie humana, porque si la madre, que es la que le dio la vida, pone en riesgo al niño, la sensación del pequeño es que no podrá confiar en nadie más", afirma Lerda.

Hay un síndrome bastante común denominado "de los bebés sacudidos", que son niños que porque lloran y molestan a sus padres, los sacuden con tal violencia que llegan a producirles un accidente neurológico que puede causar la muerte o dejarlos en estado vegetativo. "Tuvimos un bebé de cinco meses el año pasado; Nahuel. Era un bebé hermoso y sano, pero el síndrome del sacudimiento le produjo una lesión cerebral severa y no sabemos si podrá volver a ver. Con seguridad, no volverá a hablar ni a caminar", se indigna Lerda.

 

Cuando se rompen las barreras

 

Ante las críticas por la inmediata judicialización de los casos de maltrato, Elisa Escudero, jefa del servicio social del Hospital de Niños, expresó que hace suyo el pensamiento de la psicoanalista Raquel Soifer, en el sentido de que, para el ser humano, es una necesidad la de nacer, crecer y morir en el seno familiar, pero también aclara que "el objetivo primordial de la familia es la defensa de la vida".

-¿Ustedes judicializan los casos inmediatamente?

-De ninguna manera. Las criaturas, generalmente, ingresan por el servicio de guardia con un determinado cuadro de lesiones. Los médicos ordenan su internación y pasa al piso; allí, si se sospecha que la lesión ha sido por golpes -porque no hay relación entre el relato de los familiares con el cuadro que presenta el chico-, se deriva el caso al servicio social y se pide interconsulta con salud mental.

-¿Realizan algún otro tipo de investigación relacionada con la historia del chico?

-Sí. Se hace un recorrido retrospectivo desde que la criatura nace (ver Qué se hace...).

Elisa Escudero pide que quede aclarado lo siguiente: "Cuando el chico entra por la guardia del Hospital de Niños, es porque ha superado todas las barreras de control social anteriores. Nosotros hacemos asistencia, no podemos hacer prevención. Aquí llegan los casos graves".

 

Ana María Mariani

-----------------------------

Qué se hace antes de judicializar un caso

*La voz del Interior* de Córdoba, Argentina. Domingo, 17 de junio de 2001. Sección: Sociedad

 

*Interconsultas entre los servicios correspondientes del hospital.

* Recorrido retrospectivo desde que la criatura nace: cómo fue el parto, si la madre era menor, quién la acompañó, si llegó a último momento y no registra controles anteriores. De entrada, se observa si hay indicadores asociados al maltrato.

* Se consulta a lugares donde se hacen los controles del chico: historia médica, motivos de consultas, si hay control de crecimiento y desarrollo. A veces, allí afloran detalles de ingresos por fracturas o hematomas y empiezan a surgir conflictos anteriores que han sido leves.

* Consultas a guarderías o a establecimientos escolares.

 


No podemos mirar para otro lado

*La voz del Interior* de Córdoba, Argentina. Domingo, 17 de junio de 2001. Sección: Sociedad

Ana María Mariani

 

La naturaleza del maltrato infantil es de tal especie, que es muy difícil para el ser humano asumir que las personas que traen al mundo criaturas puedan castigarlas brutalmente y, en muchos casos, llegar a quitar esa vida que engendraron.

 

Nadie duda de que el tema es muy complejo y que tiene varias respuestas posibles. Nadie puede dudar de que cada uno hace lo que puede desde el lugar que le toca actuar. Lo hacen quienes trabajan en los hospitales con su tarea asistencial; lo hacen quienes trabajan en los centros de asistencia a las

víctimas; lo hacen quienes trabajan en prevención y redes solidarias; lo hacen los docentes con los pocos elementos con que cuentan; lo hace el equipo del Programa SOS Chicos, línea 102; lo hacen, en fin, miles de personas anónimas.

 

Hay muchos caminos posibles porque, obviamente, no hay una única verdad. No puede haberla ante semejante problema.

 

Hay quienes hacen detección y contención, y es imprescindible que lo hagan. Pero también hay casos que necesitan tratamiento porque no tienen otra salida. Y hay, asimismo y dolorosamente, casos irrecuperables.

 

Nadie duda de la función protectora que debe desarrollar la familia, pero tampoco se puede desconocer que hay familias enfermas. Y es imprescindible reafirmar que el maltrato infantil es un problema de todas las clases socioeconómicas.

 

En la provincia de Córdoba, los accidentes, que se asocian a malos tratos, son la primera causa de muerte en niños de 1 a 4 años. Esto es alarmante. Es una realidad demasiado dolorosa y difícil de asumir, pero ni la sociedad ni el Estado pueden mirar para otro lado. Porque el maltrato infantil es una realidad que nos concierne a todos y con la que tenemos la obligación de comprometernos.

 

Análisis de nuestra Redacción


"Si se llegó al maltrato, es porque fallamos nosotros"

*La voz del Interior* de Córdoba, Argentina. Domingo, 17 de junio de 2001. Sección: Sociedad

 

"Hay elementos de la familia que son sanos, no todo el mundo está enfermo. Entonces, hay que salvar primero lo que hay. Además, si se hace la denuncia, hay que hacerla con nombre y apellido", afirma el psicólogo Sebastián Bertucelli, quien trabaja en el diseño de políticas sociales para proteger a los niños en riesgo social.

A partir de la nota sobre maltrato infantil que publicó LA VOZ DEL INTERIOR el 3 de junio de 2001, algunas voces, como la de Bertucelli, quisieron dejar sentada una posición contraria a algunas de las opiniones allí vertidas.

-¿Cuál es su objeción al respecto?

-A lo que yo me opongo, y donde veo cierta locura, es que se pretenda suplantar a la familia. Precisamente, el problema de la política social es ayudar a los ciudadanos que tienen un problema de maltrato infantil. La primera cuestión es que a la familia hay que darle elementos para que los supere. No pretender meter a todo el mundo dentro de una institución. En el 102, por ejemplo, donde las denuncias son anónimas, entran las denuncias pero no pueden ser abordadas.

-¿Usted cuestiona que la denuncia sea anónima?

-Una cosa es tomar contacto con el problema, saber que algo ocurre en una familia, y otra es saber intervenir para ayudarla. Se puede estar enterado de lo que le está pasando a un vecino, pero al intervenir se puede estar apagando el fuego con nafta. O sea, si se hace la denuncia anónima, por atrás, por izquierda, la familia empieza a desconfiar de todos los vecinos.

Yo estoy escandalizado desde el punto de vista comunitario, porque el maestro que recibe la confidencia de un alumno no puede denunciar anónimamente. Con la intervención que se genera se están rompiendo las redes de solidaridad. Una denuncia anónima es una locura. La denuncia anónima es del proceso militar. En el 102, hay un gran porcentaje de denuncias que no son ciertas porque de acuerdo con el diseño del programa se genera demanda anómala. La denuncia no puede ser anónima.

-Sin embargo, por llamados al 102, se ha podido evitar que algún niño sea revictimizado.

-Pero cuando se permite que alguien denuncie sin nombre y apellido, uno se expone a la gran demanda anómala que se generará. La gente puede "mandar en cana" a otro sin ningún costo personal. Esto es una barbaridad, porque se rompen redes de protección de lo que sería el chico cuando quede solo. Hay que ayudar a las familias que tienen un maltrato infantil, porque el chico tiene padre y madre. El padre será malo porque le pega, pero hay que ayudar a la familia, no "mandarla en cana". Hay que rescatar los elementos sanos de la familia. En el artículo que ustedes publicaron lo que dice la psiquiatra es de terror. Yo pregunto: ¿no hay ninguna familia con maltrato que sea capaz de recomponerse, de recuperarse y de volver a tener al chico en paz? Es una locura, están fomentando la internación en masa.

-Pero también hay casos extremos, como aquellos que llegan al Hospital de Niños. ¿Usted también cuestiona la judicialización de estos casos?

- ¿Para qué utilizar la palabra denuncia? No comprendo. Se judicializa apenas comienza la operación. La pregunta sería ¿maltratar a la familia del que maltrata? ¿Maltrato sobre maltrato? ¿Esta es la solución? Partir de la base de que la familia no tiene ningún foco de salud, ninguna capacidad de recuperación, partir de esa base es internar a los chicos. Sustituir a la familia, ¿esa es la política? ¿Ese es el diseño? ¿Judicializar el caso apenas comienza, en lugar de intentar apoyo terapéutico? ¿Hay que meterlos directamente en el sistema sin más ni más? Hay una voz monocorde al respecto. Si se llegó al maltrato es porque fallamos las instituciones. Es muy fácil depositar en una familia pobre, con problemas de desocupación el problema. Esto es cínico. ¿Para qué estamos? ¿Para ayudar o para escrachar familias?


Los docentes, ante una encrucijada social

*La voz del Interior* de Córdoba, Argentina. Domingo, 17 de junio de 2001. Sección: Sociedad

 

Teresita tiene 14 años. Un día, llegó a la escuela con su hijito, un bolso, alguna ropita del bebé, y le dijo a la directora: "No quiero volver a mi casa, por favor, ayúdenme. No soporto más que me maltraten; vivo con mi abuela y no me quiere".

Graciela Ontivero, directora del Ipem 42 Marcela Moyano Coudert, relata que problemáticas como éstas tienen muchísimas: "Siempre tratamos de ayudar a estas chicas que vienen con su bolso y no quieren volver a su casa. Hacemos todo lo posible para ubicarlas en una institución que no sea peligrosa y donde no haya chicas que estén presas o hayan delinquido".

-¿Qué pasa con los familiares en estas situaciones?

-Estos son casos extremos, en los que ya se intentó hablar con las chicas y también con los familiares para tratar de encontrar una solución. Como no podemos dejar a las chicas abandonadas, debemos tratar de resolver la situación y, a veces, nos encontramos en graves problemas legales nosotras mismas.

-¿Si ustedes por esto efectúan la denuncia, la hacen con nombre y apellido?

Yo, personalmente, he acompañado a alumnas a Tribunales donde un médico forense ha determinado que hubo maltrato. Nunca realicé denuncias anónimas y siempre me aseguré de que el maltrato fuera tal. En esos casos, he contribuido a sacarlas de su casa ya que la situación era de alto riesgo para las chicas. Pero, en algunos casos, no es conveniente la denuncia porque la situación en que se encontraría la joven podría ser peor que en la que está. Pero nunca hemos tenido problema en dar la cara, llevar el caso a Tribunales y expresarnos tal como teníamos que hacerlo. Pero bueno, puede haber otros docentes que tengan miedo.

-¿Adónde van esas chicas?

-Algunas veces las llevamos al Benito Soria. Pero, en general, no hay apoyo institucional; por ejemplo, chicas con problemas de embarazo o con niñitos no sabemos adónde llevarlas.

-¿Ustedes están preparadas para la contención de los chicos con estos problemas?

-Para nada. Todo lo que hacemos es por una cuestión humanitaria. No podemos dejar a los chicos solos. La escuela es el único lugar donde alguien escucha a estos chicos. Pero, en realidad, son situaciones muy complicadas para las que no estamos capacitadas. Hay chicos que vienen y nos dicen: "Si vuelvo a mi casa, me pego un tiro". ¿Qué podemos hacer ante esto más que darles afecto y contención?

Cuando LA VOZ DEL INTERIOR llegó a este Ipem, encontró la puerta principal cerrada con un cartel que decía: "Por favor, entrar por la puerta lateral".

Le preguntamos la razón a Norma Casas, la psicopedagoga de la escuela: "Es por seguridad, ya que no tenemos portero, no hay cómo controlar quién entra y qué viene a hacer", nos explicó.

-¿Tienen temor de que entre droga?

-Por ejemplo...



© La voz del Interior, Córdoba. Junio de 2001.
RIMA: Red Informativa de Mujeres de Argentina
URL de este archivo: http://www.rimaweb.com.ar/infancia_adolescencia/maltrato_cordoba.html
Fecha de publicación en RIMAweb:
Puede reproducirse en internet citando la fuente y/o directamente linkeando a la dirección antedicha. Para publicación en papel por favor comunicarse con la autora o el autor.

Volver a Infancia y Adolescencia

Volver a Violencias

Volver a Derechos

Volver a página principal