red informativa de mujeres de argentina
INICIO Nosotras hipolita

.: Aborto/Despenalización
.: Abuso sexual infantil
.: Acciones
.: Anticoncepción Emergencia
.: Artes
.: Biblioteca Legal
.: Calendario
.: Colisteras
.: Columnas
.: Derechos
.: Derechos económicos, sociales y culturales
.: Derechos sexuales y reproductivos
.: Dossieres
.: Encuentros
.: Feminismos
.: Infancia y adolescencia
.: Libros
.: Links
.: Medios
.: Arrimadas
.: Opinión
.: Protagonistas
.: Salud
.: Safo piensa Lesbianas Feministas en Red
.: Sexualidades
.: Tráfico y trata de personas
.: Violencia contra la mujer

MAPA DEL SITIO

SUGERENCIAS

Asistencia

Mujeres a bordo

Suscribirse

<teresita> Lee los comentarios

Dejanos tu comentario


Mirá las primeras firmas
en nuestro archivo


Violencia contra la mujer

Para RIMA - Red Informativa de Mujeres de Argentina
De: diario Página/12, Buenos Aires, Argentina
Fecha: 16 de diciembre de 2003

Inédita conmutación de pena para una víctima de violencia doméstica


El saliente gobernador de Mendoza redujo a la mitad la condena de 15 años de
una joven que mató a su marido golpeador. A mediados del 2004 podrá salir de
la cárcel para trabajar.


Claudia Sosa está detenida en el penal de mujeres de Mendoza desde el 1 de
marzo de 2001.
En un hecho histórico, el Poder Ejecutivo de una provincia redujo a la mitad
la condena por homicidio impuesta por la Justicia a una mujer que mató a su
marido, un policía golpeador. La inédita conmutación de pena fue una de las
últimas medidas del gobernador saliente mendocino, Roberto Iglesias, y
benefició a Claudia Sosa, de 22 años, sentenciada a 15 años de prisión, en
un juicio que conmovió y generó polémica entre los mendocinos. Ahora, la
joven podrá acceder a un régimen de trabajo extramuros a mediados del 2004 y
al año siguiente solicitar la libertad condicional. “Una reducción de penas
de esta envergadura no se ha dado en años y ha sido el resultado del trabajo
de organizaciones de mujeres y de derechos humanos, y también de los medios,
que dieron a conocer los vejámenes y violaciones que sufrió Claudia e
hicieron que la sociedad se comprometiera con el caso”, destacó el abogado
Pablo Salinas, quien patrocinó a Sosa en su reclamo ante la gobernación.
En realidad, “hubiéramos preferido que el ex gobernador cumpliera con la
palabra empeñada”, se quejó Nora Llaver, de Las Juanas y Las Otras, la ONG
que encabezó la movilización por la libertad de Claudia que desembocó en la
considerable reducción de la condena. Llaver se refirió así a la promesa que
cuatro días antes de las elecciones provinciales hizo Iglesias: en ese
momento, mientras hacía campaña por su candidato, el también radical Julio
Cobos –que finalmente ganó–, prometió públicamente que estudiaría un indulto
para Claudia. Después de los comicios archivó esa posibilidad, pero se
comprometió a conmutar la pena de la joven hasta dejarla en seis años, con
lo cual quedaría a un paso de la libertad condicional. Finalmente, la
presión del Poder Judicial –se pronunció en contra tanto la Suprema Corte
como el procurador provincial– y el temor a una reacción policial –el marido
de Claudia era agente de la fuerza– habrían llevado al mandatario a
reducirla en siete años y medio.
De todas formas, la conmutación es histórica, tanto por la cantidad de años
como por tratarse de un caso que beneficia a una víctima de violencia
doméstica. Claudia mató a su esposo, Juan Edgardo Quiroga Núñez, el 1 de
marzo de 2001. Le disparó poco después de que él la tirara al piso, la
pateara con los borceguíes puestos, le rompiera la ropa y la forzara a punta
de pistola a tener relaciones sexuales. Lo mató con el arma reglamentaria de
su marido, una Taurus 9 milímetros, la misma que él tantas veces le
introdujo en la vagina, según ella declaró en el juicio. Quiroga se había
acostado a descansar y había dejado la pistola cargada en la mesa de luz. En
el juicio quedó probado que ella sufrió golpizas brutales desde la misma
noche de bodas, celebrada poco más de un año antes. A pesar de ello, la 7
Cámara en lo Criminal de Mendoza la condenó a 15 años de prisión por
“homicidio agravado por el vínculo”.
“No es que defendamos un homicidio sino que este caso se volvió un emblema
del calvario que viven algunas mujeres golpeadas por sus parejas y la
ineficacia de las instituciones públicas para contenerlas. La condena fue
injusta porque ella actuó en legítima defensa”, señaló a Página/12 Rosana
Rodríguez, de Las Juanas y Las Otras. Su caso es emblemático. Claudia había
hecho cinco denuncias en la policía mendocina contra su esposo, pero sólo
una prosperó: las demás no fueron tenidas siquiera en cuenta. A raíz de los
malos tratos y la falta de respuesta policial intentó suicidarse, fue
derivada a un tratamiento psicológico, pero no lo pudo cumplir porque
Quiroga se lo impidió violentamente.
La difusión en los medios del caso tuvo otros efectos. En Las Juanas y Las
Otras no dejan de recibir llamados de mujeres o familiares de víctimas de
violencia que piden asesoramiento. “Abrimos un pequeño espacio sobre un tema
que nadie se animaba a hablar en Mendoza”, destacó Rodríguez.
La conmutación fue incluida en el decreto 2120 del 9 de diciembre, por el
cual Iglesias redujo la pena a 65 reclusos de la provincia. Salvo el caso de
Claudia, el resto fue beneficiado con reducciones de 1 a 9 meses en sus
condenas.

© 2001-2005
RIMA: Red Informativa de Mujeres de Argentina
Puede reproducirse en internet citando la fuente y/o directamente linkeando a la dirección que se detalla. Para publicación en papel por favor comunicarse con la autora o el autor.
URL de este archivo: http://www.rimaweb.com.ar/violencias/claudia_sosa_mitad_pena.html
Fecha de actualización en RIMAweb: 11-01-2005
Palabras clave: mujeres y medios, medios de comunicación masiva, mujeres y redes de comunicación, libertad de prensa.